Es uno de los grandes tesoros escondidos de la provincia. Un casco antiguo tan bonito que hasta da tranquilidad y que tiene, como sorpresa, un cementerio incrustado en la montaña. Desde lo alto se ven los olivos, pero también florecen chacinas, queso y un dulce con nombre como de película, la torta de Quasimodo. El paseo incluye pajarilla en salsa, tapas antiguas y una noche en un vagón de tren.

 

🕙 10:00. Churros de los gordos en Las Niñas

Churros del café bar Las Niñas de Olvera. Foto: Cosasdecome

Churros del café bar Las Niñas de Olvera. Foto: Cosasdecome

El sitio está algo escondido, en la avenida de Los Remedios, una vía paralera a la avenida Julián Besteiro (más datos aquí). Está detrás de la gasolinera, para que te sirva de referencia. El sitio es pequeño y la barra está poblada. Los churros vienen en ruedas y son de los gordos. Masa etérea y cobertura crujientita, la perfección churrera. Hay chocolate para acompañar a los que no son de café con leche. No te vaya a pedí un batido de fresa que te conozco.

🕚11:00. La ruta del verde oliva

Olvera es famosa por su aceite de oliva. En la ciudad existen tres almazaras, las tres producen aceite bajo la denominación de origen Sierra de Cádiz. La más importante Los Remedios (ver aquí), una de las cooperativas más prestigiosas de Andalucía. Producen “Oro Natura”, un aceite ecológico que se puede adquirir en su tienda de la avenida Manuel de Falla. La ruta sigue en la calle Socorro. El Molino Las Pilas (más datos aquí) tiene más de dos siglos. Sus instalaciones se han modernizado pero conservan su sede y su tienda en el casco antiguo de la ciudad. En la calle Victoria está el Molino El Salado (ver aquí), fundado en el año 1940. En el local también se puede comprar el aceite que elaboran artesanalmente.

🕛12:00. El cementerio increíble

cementerioolvera

El cementerio. Foto del Ayuntamiento.

Seguimos recorriendo la ciudad. Nos centramos en su parte más alta. Allí está la iglesia de la Encarnación y en la misma plaza un castillo de prodigioso pasado. Los dos sitios valen la pena verlos por dentro, pero antes hay que pararse a ver las vistas desde fuera. El camino para llegar, en cuesta, también vale la pena. Pero sin duda la sorpresa, lo más curioso, es el cementerio de la parroquia de la Encarnación. Se accede por un pasadizo que no anuncia lo que te vas a encontrar después, un cementario “que da vida”: tumbas encastradas en la muralla del castillo y la montaña, historias con foto, crucifijos modernistas y unas vistas impresionantes… toda una sorpresa.

🕐13:00. Parada en Ambrosio

amedialuz

En la bodega de Ambrosio, en la plaza del Matadero, cerca del castillo, hacen vinos con uva perruno, un tipo de fruta que han rescatada casi de la desaparición. Elaboran un vino ecológico, pero además es posible tomarse una copita de mosto, si es temporada, directamente sacado del barril. El sitio tiene el encanto de las tabernas a media luz y después de visitar un cementario… siempre va bien un vaso para celebrar que se sigue vivo. Más datos sobre este establecimiento, aquí.

🕑14:00 Una de pajarilla en salsa

pajarilla 847

Si los ingleses tienen a las cinco la hora del té, nosotros a las dos tenemos la hora de la tapa. En la calle Buenavista está el bar de Juanito Gómez (más datos aquí). Lo suyo es apoyar el codo en la barra y pedirse “la pajarilla aliñá”. Es el páncreas del cerdo cocido y aliñado con una piriñaca. Tapa de “arqueotapatoloía”, de las que están en peligro de extinción. Ya puestos pídete también un poquito de carrillada. En el otro lado del pueblo, en la calle Cordel, está el bar El Puerto (ver aquí). Se tapea bien y a buen precio. La ensaladilla, a lo clásico es buena cosa para comenzar y luego la especialidad de la casa son unos trozos de calabacín recubiertos de bechamel y empanados a modo de croquetas.

🕒15:00. Cuestas de digestión

A la derecha puede verse en peñón donde se ubica el Corazón de Jesús. Foto del Ayuntamiento.

A la derecha puede verse en peñón donde se ubica el Corazón de Jesús. Foto del Ayuntamiento.

Después de comer siempre viene bien un paseíto y en Olvera hay donde pasear. Te proponemos volver al casco histórico y recorrer la calle Llana… que llana no es. Hay algunas casas señoriales que hablan de lo importante que fue la población. Hay que llegar hasta la plaza de Andalucía y aquí está otra sorpresa, una especie de Cristo como el de Río de Janeiro… pero en versión Sierra de Cádiz. Unas escaleras y un parque llevan a una estatua del Corazón de Jesús. Desde el pie de la escultura se ve otra perspectiva milagrosa de la zona… relajación.

🕓16:00. Los merengues de Linero

coca de merengue 847

Si eres de los que te gusta llenarte el bigote de merengue tienes que visitar la confitería de Linero, en la calle García Lorca (más datos aquí). Bordan los merengues y ya puestos se puede probar también su caracola de crema. En la calle Calvario está la pastelería La Gloria (más aquí). Allí hacen el dulce típico de la localidad, la torta del Lunes de Quasimodo, una especie de torta de aceite gigantesca, más gorda y abizcochada que las que tomamos habitualmente. Es un dulce con historia ya que se come habitualmente el día de la romería a la Virgen de Los Remedios, el segundo lunes después de domingo de Resurrección. Las tortas, hechas con aceite de oliva virgen y almendras, servían como base para poner encima unos huevos decorados. La tradición se mantiene y la pastelería tiene ya las tortas todo el año, vale la pena probarlas y llevársela de recuerdo porque tienen hasta una caja especial de regalo. Puedes ver la receta de la torta aquí.

🕔17:00. Dos encarguitos

De Olvera no te puedes ir sin dos cosas, si nadie te las ha encargado, te las encargas tu mismo. La primera es la morcilla de hígado que elabora la cooperativa La Serrana, una de las chacineras más antiguas de la Sierra de Cádiz. La fábrica, con su despacho, está en la avenida Julián Besteiro. Suelen abrir por las tardes de lunes a viernes (más datos aquí). La morcilla es como un paté de foie, pero sin pamplinas. Imprescindible acompañarla con pan del bueno. La quesería de Apiolvera, otra veterana, está en el polígono industrial de la ciudad (más información en este enlace). Lo suyo es comprar el queso de cabra emborrao en aceite de Olvera… más pan.

🕕18:00. La ermita

santuario2-copia

El Santuario. Foto del Ayuntamiento.

Colorista, con historia… el santuario de la Virgen de los Remedios. Está a dos kilómetros de la ciudad. La iglesia tiene encanto, pero luego está el patio, con muchas plantas y azulejos. Atención a las placas de las paredes, que merecen una lectura y luego los exvotos y las fotos de la gente a la que la virgen favoreció, historia en pequeñito de la ciudad. Si estás cansado frente al santuario está la Venta Marcelino… pídete algo y le das un bocao a la morcilla (más sobre esta venta aquí).

🕖🕗19 y 20. La Vía Verde

Paisaje de la vía. Foto de la Fundación Vía Verde de la Sierra.

Paisaje de la vía. Foto de la Fundación Vía Verde de la Sierra.

Si eres “inquieto” lo suyo es que te alquiles una bicicleta (si no la traes puesta) en la estación de Olvera. La Vía Verde es un camino situado en lo que iba a ser el trazado de un tren que uniría Jerez con Almargen. La Junta de Andalucía acondicionó el terreno y ha quedado un circuito de esos que sirven para para respirar aire fresco. Hay 36 kilómetros de camino. Hasta la hora de la cena tienes para hacer piernas. Si eres más “apocaíto” siempre está la opción de pasear a pie por la zona. El paisaje vale la pena. Las dos estaciones situadas en cada esquina del recorrido han sido reconvertidas en hoteles con restaurante.

🕘21:00. La tapa antigua

PInchitos de Mi Pueblo.

PInchitos de Mi Pueblo.

La Bodeguita Mi Pueblo está en la calle Cañada Real, junto a un parque. Allí ofician Paco Media y Lola Jiménez, matrimonio y hosteleros. Lo suyo es que te ofrezcan para cenar un menú degustación, que traducido resulta cenar de tapitas. Deja que Paco te cuente… porque Paco es de contar. Atención a su capricho patateril, que traducido resulta la ensaladilla o su pinchito moruno. Con suerte tendrá alguna “tapa antigua” ya que una de las pasiones de este cocinero es investigar sobre el pasado gastronómica de la Sierra de Cádiz… tiene hasta un libro, que lo puedes comprar a los postres. Más información sobre Mi Pueblo, aquí.

Para alojarse: La Estación de la Vía Verde de Olvera. Tienen unas habitaciones situadas en unos vagones de tren rehabilitados.

Y además…

Si quieres ver la guía gastronómica de Olvera, con los mejores sitios donde comer o tapear, los buenos y baratos, las recetas y las recomendaciones de los lectores, pulsa aquí.

¿Quieres ver más ciudades en 12 horas? pulsa aquí.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome