La Asociación Micológica Los Alcornocales publica una Guía de buenas prácticas para recoger setas y un nuevo libro -y van cuatro- con las recetas de sus socios, que también incluyen consejos para la conservación.

Disfrutar de las setas desde que se va al campo a recogerlas hasta que se comen o se conservan para otra ocasión. Dos publicaciones de la Asocaición Micológica Los Alcornocales muestran cómo hacerlo. La primera es una guía de buenas prácticas, un decálogo dirigido a los que quieren recolectar las setas. La segunda, la cuarta edición del recetario que hacen con las aportaciones de los socios.

La Guía de Buenas Prácticas del Recolector de Setas plantea un decálogo de comportamiento en el campo:

1-Respeta la naturaleza
2-Identifica correctamente las setas
3-Recolectar mejor en cestas
4-Respeta las setas viejas y deterioradas
5-No cojas las setas muy jóvenes
6-Deshecha las falsas creencias
7-No recoger setas en zonas contaminadas
8-Respeta las setas tóxicas
9-No tirar basuras
10-Disfruta de la recolección de setas de manera responsable y comparte con los demás tu pasión por la naturaleza.

consejos847 consejos2 847

En cada punto se explica el porqué de cada consejo. Además, están ilustrados por la pintora Laura Candón que ha optado por unas imágenes tipo viñeta porque el objetivo es sensibilizar desde los más pequeños a los mayores. Los trípticos, realizados con la colaboración del Ayuntamiento de Benalup-Casas Viejas, se han repartido de manera gratuita en colegios, institutos y todo lugar relacionado con micología y naturaleza.

El recetario

Tras la recolección, viene la cocina… La entidad recopila las recetas y las fotos de los platos que sus socios elaboran en sus casas, los seleccionan e imprimen un librito gastronómico. Este recetario, explican, cada vez tiene más éxito, y ahora acaban de lanzar la cuarta edición.

Bajo el título ‘Nuestra 4ª Guía Gastronómica de Setas’, la nueva publicación, tras una introducción en la se recuerda que “comer es una necesidad, pero comer de forma inteligente es un arte” y que el respeto al bosque debe estar siempre presente para los aficionados a la micología, arranca con nuevos consejos: En el campo, recolectar sólo lo que se vaya a consumir, desechar los ejemplares en mal estado o dudosos y realizar una primera limpieza. En casa, volver a inspeccionar el canasto, limpiar las setas con un paño húmedo o brocha de cocina y consumir cuánto antes. En la mesa, moderar el consumo (comer muchas puede resultar indigesto) y utilizar un aderezo ligero que permita que prevalezca el sabor de la seta.

Tras estas advertencias, arranca el recetario: Judiones con lengua de vaca de Juani González; Menudo con setas variadas de Forja; Ropa Vieja con chantarellas de M. Guillén; Fideos con níscalos de Forja; Tagarninas con seta de otras de Encarna Quijada; Alcauciles rellenos con setas de Nena Velázquez; Risotto de setas y pollo de Maribel; Pastela de pollo con trompeta negra de Badia; Salteado de níscalos de Cristo; Rollo de carne con setas y manzana de Antonio Velázquez; Seta de cardo con ortigas de Mari Varo; Níscalos al ajillo de Pepi Zájara; Volcán de rússulas de Juani Velázquez; Cazoleta de gulas, gambas y setas de Pili Tic; Atún de almadraba con níscalos y pié azul de Emilio Piñero; Revuelto de mar y monte de Agustín Alba; Carne de caesárea con capota de chocolate y mermelada de chantarelas de Manuel J. Sánchez, y Milhoja vegano de tortitas y boletus de Lidia Rodríguez.
Las 40 páginas del recetario se cierran con una guía que explica varios métodos para conservar las setas que no se van a consumir (desecadas, congeladas, el polvo, en aceite, vinagre…) y con un mensaje de la directiva de la asociación.

Se puede contactar con la asociación a través del correo electrónico losalcornocalesmicologica@gmail.com También tienen página web (ver aquí).