De el Museo de Valderas a las tapitas de “El Piraña”…y Manegodor

 

Trebujena es uno de los “destinos” que no puede saltarse alguien que quiera conocer los mostos de la provincia de Cádiz. Es quizás una de las poblaciones con más tradición de esta bebida y donde se pueda disfrutar de una forma “más salvaje”. Algunos de los establecimientos elaboran su propio vino y luego hay dos bodegas que lo producen ya embotellado, las cooperativas Virgen de Palomares y Albarizas. Estas son las paradas más interesantes de los mostos de Trebujena

1. El “museo” de Valderas

En la calle doctor Ramón y Cajal número 5 tiene su casa Antonio Valderas Valderas. La puerta está abierta y si se asoma la cabeza se comprueba que el salón de Antonio es un museo. Las paredes están llenas de aperos y artilugios relacionados con el vino y la labranza. Todo está perfectamente ordenado. No te explicas como puede haber algo así, allí. Antonio hace de guía, conservador y 20.000 oficios más de cualquier museo. Ya jubilado, su pasión es enseñar a los que vienen sus piezas y las fotos que cuelgan de las paredes, con viejas etiquetas o estampas de lo más llamativas. Dentro, en una segunda habitación, junto a la cocina de su casa, descansa el mosto que también se puede tomar en el singular local con conversación de Antonio, de regalo. No tiene nada de comer pero admite que los visitantes se traigan algo de comer para acompañar su mosto y la conversación.

Foto: Cosasdecome

Antonio Valderas en su museo del mosto en una foto captada en 2010. Foto: Cosasdecome

2. Los mostos premiados de El Piraña

A Juan Francisco Pulido Cabral lo conocen en Trebujena por “El Piraña”. En Trebujena son muy de motes y a él le cayó el suyo porque de joven se parecía mucho al personaje del mismo nombre  de la serie Verano Azul. Juan Francisco ha obtenido ya varios premios con el mosto que elabora con las uvas que planta en la finca “Alventus”. Sólo abren en temporada. Este año inauguran en esta primera semana de noviembre y estarán hasta marzo, cuando empiezan las calores. En el Mosto de El Piraña, además del mosto, la gente va por sus tapas, cuya carta se refuerza, sobre todo, los fines de semana. No falta el ajo caliente con sus rabanitos, unos camarones al ajillo, las lisas de los esteros de la zona preparada en adobo o vuelta y vuelta y la otra sorpresa del sitio la carne, guisada o “vuelta y vuelta” y que pertenece a terneras criadas en Trebujena. Horarios, localización y más datos de El Piraña, aquí.

3. Ca Moña, la oficina de turismo del “mosto”

El sitio de Elisabeth Ramírez se llama Ca Moña y cualquiera que vaya a Trebujena a conocer sus mostos tiene que comenzar su visita en esta casa. Otro mote, lo de Moña, le viene por su bisabuela, que era una adelantada a su tiempo y que lucía en el pelo este abalorio. En teoría es una tienda gourmet con productos de la zona, pero el sitio se ha convertido en un referente del turismo gastronómico. En el sitio te informan sobre todos los “bujios” interesantes que visitar en esta ciudad y, de propina, se pueden comprar vinos, incluidos los mostos embotellados de las cooperativas o algunas tapitas para acompañar. Horario, localización, teléfono y más datos de Ca Moña, aquí.

4. El mosto de Juan de la Vara

Situado en la calle Málaga es uno de los sitios más característicos para beber el vino salvaje. También ha conseguido algún premio. Está en un garaje y por dentro, además de los barriles, aperos de labranza, cuadros y mesas para sentarse y degustar el vino junto a alguna tapa, especialmente en el fin de semana.

5. Manegodor…ciudad de camarones

Uno de los sitios más singulares de Trebujena. Está alejado de la población, en el camino que lleva desde ella hasta al río, al final. Su propietario, José Manuel Gómez de Arellano, “Maneguito” tiene unos esteros justo al lado del establecimiento y de ahí viene parte de la materia prima: camarones para las tortillitas, lisas, lubinas y lenguados que se hacen a la plancha y los arroces, especialmente el de pato, que también es famoso. El sitio tiene encanto y sólo abre para almuerzos. Es mejor reservar porque hay mucho público. Horarios, localización, teléfono y más datos de Manegodor, aquí.

6. La Estancia o lo de Juan Chica

Otro espacio singular, este situado en el centro de la ciudad, en la avenida de Jerez. Sólo abre los fines de semana y en temporada, desde noviembre hasta marzo, más o menos. El sitio es muy conocido por sus tortillitas de camarones y sus guisos.

7. Los despachos de las cooperativas

En Trebujena hay dos cooperativas de viñistas que se dedican a elaborar vino y también mosto. Cada una envasa el suyo y se pueden comprar en sus despachos. El de la Cooperativa Virgen de Palomares está en la avenida de Sevilla número 82. Abren de lunes a viernes en horario de mañana y tarde y los sábados por la mañana. Tienen incluso tienda en internet en la que se puede comprar el mosto en envases desde la botella de cristal hasta de 15 litros (pinchar aquí para ver la tienda). La cooperativa Albarizas tiene su despacho en la avenida de Jerez. Han lanzado un mosto con el nombre de “Terralba”, con uva Palomino y otro bajo el nombre de Bijuré con uva Vidueño.

Pinchar aquí para volver a la guía del Mosto 2018

Más cosas interesantes sobre los mostos

Más cosas interesantes de Trebujena

Más guías de Cosasdecome que no te puedes perder

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome