El establecimiento ofrece cada viernes una cena diferente de 9 platos que los comensales no conocen de antemano. También estrenan nueva carta en la que tienen un apartado de «cuchareo».

 

La imaginación del cocinero manda. El restaurante La Vera Cruz, situado en el casco antiguo de Vejer, en la calle Eduardo Shelly, ofrece todos los viernes desde este mes de marzo y por la noche una cena “sorpresa”. La propuesta del cocinero Miguel Angel Rubiales es ofrecer un menú degustación compuesto por 9 platos (7 salados y dos postres). Los comensales no saben de antemano que es lo que va a servir el chef que hará cada viernes una propuesta diferente. El precio del menú es de 35 euros. No incluye las bebidas. Hay que llamar antes para reservar plaza en los  teléfonos 956929665 y 695870685.

Esta es la principal novedad de la nueva carta que acaba de estrenar el restaurante que abrió al público el pasado verano. Miguel Angel Rubiales señala que «tratamos de sorprender con esta propuesta. Impulsar ese gustito por la aventura, por la curiosidad que tenemos todos. Logicamente hace falta reservar antes, como máximo el viernes al mediodía pero la experiencia creo que vale la pena. No incluimos los vinos porque así cada uno puede elegir. No a todo el mundo le gustan los maridajes con varios vinos y por eso lo dejamos abierto.»

En la nueva carta que ha estrenado el restaurante hay una treintena de propuestas. El establecimiento sigue en su línea de la originalidad de este cocinero formado en la Escuela de Hostelería de San Roque. Lo más llamativo es la incorporación de un apartado de la carta especialmente dedicado al cuchareo. Aquí se podrán encontrar propuestas como unas migas con lomo en manteca, el plato típico de Vejer, que se acompañan con un huevo cocinado a 62º y una crema de naranja (5,80 euros la ración). En una línea más ortodoxa unos judiones con jarrete (6,50 euros) o unos garbanzos con chocos y callos de bacalao (7,50).

Los judiones con jarreter, uno de los nuevos platos de La Vera Cruz. Foto: Cedida por el establecimiento.

Los judiones con jarreter, uno de los nuevos platos de La Vera Cruz. Foto: Cedida por el establecimiento.

Aumenta también el número de arroces. Así al de carabineros (15 euros) y que se puede pedir para una persona, se une la fideua negra con gambas y chipirones (12,5 euros), un arroz con codorniz, en la línea de los arroces con caza muy típicos en La Janda y un toque original un risotto con presa ahumada (10,50).

En la carta se mantienen los grandes éxitos de cartas anteriores como la ensaladilla templada, el tartar de gambas rojas, los dados de atún en salsa kimchi o la versión «maxi» de las tortillitas de camarones.

A ello se une ahora un canelón de ciervo con bechamel de coliflores (12 euros) o un taco de lomo en manteca con crema de chirivias, una hortaliza muy poco vista en Cádiz. El capítulo de ensaladas es bastante original. Hay una de ahumados, otra con crudités de verdura y un toque asiático y otra que combina quinoa, brócoli y calabaza asada.

Entre las propuestas de pescados hay unas cocochas de bacalao que se sirven con un pil pil de aji y remolacha (14 euros) o un lomo de borriquete hecho a la sal pero que se sirve ya limpio (15 euros). Un galete de atún, una parte muy grasa y jugosa del animal se sirve con zanahorias aliñadas para descansar el paladar.

En cuanto a la carta hay rabo de toro estofado hecho en clásico (15 euros) o un ravioli de cordero con setas y papel de arroz. Para los amantes de la carne sin adornos está el el solomillo y el entrecot de retinto (20 euros).

En la carta de postres también se deja ver la imaginación del cocinero. «Aqui iremos cambiando las propuestas de forma frecuente». Están dando tambén los últimos retoques a la nueva carta de vinos.

¿Quieres saber como es una comida en la Vera Cruz? pincha aquí.

Horarios, localización, teléfono y más datos de La Vera Cruz, aquí.

El risotto de presa ahumada. Foto: Cedida por La Vera Cruz

El risotto de presa ahumada. Foto: Cedida por La Vera Cruz