Además de los chicharrones, el queso payoyo o las consevas de Herpac, la firma barcelonesa comercializará un fino con González Byass. La marca exporta estos productos gaditanos a puntos tan lejanos como Noruega o Hong kong

El Fino La Cala es el nuevo producto gaditano de La Cala de Albert Adrià, que acompañará a otros de la provincia como los chicharrones de Sabores de Paterna, la crema de queso payoy0 o conservas de Herpac, todas ellas comercializadas bajo la marca ‘La Cala’. Adrià conoce a la perfección la provincia gracias a su colaborador Alvaro Montero, el “embajador de Cádiz en Cataluña”, representante de la quesería de Villaluenga en Cataluña y también director comercial de este proyecto.

Los productos gaditanos comercializados por La Cala están viendo mundo: la empresa los exporta a puntos tan remotos como Noruega o Hong Kong, y está previsto que próximamente lleguen a Italia, Holanda, Suecia, Malta, República Checa y a la capital francesa.

Adrià, con varios establecimientos de hostelería muy famosos en Barcelona, apuesta en esta ocasión por los vinos de González Byass. Según explica la bodega en un comunicado, el resultado de “intensas y emotivas sesiones de cata y selección en Bodega “a pie de bota” protagonizadas por Antonio Flores, master blender de González Byass y el Mejor enólogo de vinos generosos del mundo (en la imagen cedida por la bodega, junto a Álvaro Montero), y el equipo de La Cala de Albert Adrià, uno de los chefs españoles más influyentes de los últimos tiempos”, ha sido el Fino La Cala, “un vino de Jerez que evoca el tradicional aperitivo entendido desde el respeto a la tradición, pero con salpicones de creatividad y, sobre todo, pasión”.

El Fino es el fruto del “cabeceo” de finos procedentes de las soleras de González Byass. “Desde la impronta vigorosa de los “sobretablas” a la riqueza del Fino con toques de vanguardia en busca del aperitivo jerezano perfecto”.

Limpio, brillante y de intenso color oro con toques verdosos, La Cala posee una nariz punzante y fina, con claros recuerdos a levadura, almendras, mar y algas secas. En boca resulta extremadamente amable, ligero y fresco con un rico final amargo y salino perfecto para acompañar la propuesta gastronómica de La Cala de Albert Adrià basada en la fusión entre el aperitivo, la tapa y la conserva, según describen desde Jerez.

 

La Cala de Albert Adrià, explica la bodega, “es un homenaje a nuestro aperitivo, al vermut de toda la vida, pero con la creatividad y el ingenio personal de unos de los iconos de nuestra gastronomía, Albert Adrià. Es una fusión entre aperitivo, tapa, conserva y cocina, que ofrece una cuidada gama de productos de alta calidad respaldada por reputados conserveros y fabricantes”.