Pepe Rueda, el maestro pastelero del desaparecido obrador gaditano abrirá, junto con su hija, una pastelería en el barrio de Loreto. Elaborará y distribuirá dulces artesanales, empanadas y bollería y apostará por la innovación

A Pepe Rueda, hasta diciembre maestro pastelero de La Gloria, el cierre del histórico obrador no le ha pillado, precisamente, de brazos cruzados. El fin de la empresa se venía venir, por lo que trazó un proyecto: crear, junto a su hija, un negocio propio que pudiera abastecer a los clientes que se han quedado huérfanos tras el cierre del establecimiento del barrio de Santa María. Carmen Rueda también es pastelera y trabajó junto a su padre unos nueve años.

Pepe explica en qué consistirá su proyecto: dulces, empanadas y bollería artesanales, junto a creaciones novedosas y capacidad de adaptación a lo que quieran los clientes. “Es un proyecto soñado desde hace tiempo. Llevaba mucho pensando en esto porque la empresa no iba bien y no se le veía buen final. Así que mi hija se movió, cogió el local y lo ha ido adelantando todo”, explica. De ahí que la fecha prevista de inicio esté tan próxima: si todo sale bien, abrirán el próximo mes de febrero, tan sólo un par de meses después del cierre de La Gloria.

El local de la nueva empresa, el Horno-Pastelería Pepe Rueda, está en el número 13 de la plaza Virgen de Loreto, en Puerta Tierra, en un local que hace esquina con Infante de Orleans, donde acaban de empezar los trabajos de adecuación. No sólo serán proveedores para la hostelería, sino que tendrá un pequeño punto de venta y atención al público, especialmente para recoger encargos.

Pepe Rueda habla de las especialidades en las que están trabajando, como el hojaldre natural con unos rellenos que “se salgan un poquito de lo normal” como la nata con chocolate combinada con fruta fresca. También ofrecerán cremas naturales y tradicionales que actualmente se ven poco en la pastelería, combinarán tradicional con innovación y artesanía con nuevas decoraciones y los estilos que llegan de otros países. “Queremos hacer una bollería que dure dos días intacta y cuyo olor ya invite a comer”, explica. En materia de empanadas, la idea es ofrecer rellenos a gusto del consumidor, con los ingredientes que prefieran y al momento. “Se trata de un servicio rápido y completo, personalizado, que se adapte a nuestros clientes y que ofrezca desde bollería normal a la mini.mini, por ejemplo”.

Los preparativos aún se están ultimando, pero ya hay un teléfono disponible para ponerse en contacto con el maestro pastelero de cara a la próxima puesta en marcha del establecimiento: el 671222637.

Pepe Rueda es uno de los pasteleros más conocidos de Cádiz. Acumula una larga trayectoria en La Gloria, el horno que cerró en el casco histórico de la ciudad cuando estaba a punto de cumplir los cien años de historia desde su fundación en el año 23 (Más sobre el desaparecido establecimiento aquí).