El restaurante jerezano sirve este pescado, feo, pero con sabor a marisco.

 

El malarmao es un curioso pescado que suele coger la flota de altura que tiene su base en El Puerto de Santa María. Su aspecto es peculiar, por decirlo suavemente, pero su carne tiene el sabor de los mariscos de los que se alimenta.

Normalmente la temporada va de octubre a febrero, pero ya han llegado los primeros y los sirven en el restaurante Albores de Jerez, donde los preparan a la brasa y con verduritas de la huerta. Julián Olivares explica desde el establecimiento que los están sirviendo fuera de carta cuando entran en la lonja. El plato está a 18 euros, salvo en el caso de los ejemplares más grandes.

Aquí, una receta para cocinar el malarmao en casa. 

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome