El Grupo Arsenio ofrece menús que permiten que las personas que tienen alguna intolerancia no se queden sin disfrutar de los platos para compartir.

 

No es raro que en una comida de grupo haya una persona con problemas o el gluten, con la lactosa o vegano. A la hora de diseñar los menús para grupos, casi todos los restaurantes ofrecen la posibilidad de ofrecer platos especiales para ellas, pero no un menú completo para todo el grupo… con lo que la persona con intolerancia se quedará seguramente sin disfrutar de algunos de los platos que se ponen para compartir.

Desde la pasada Navidad, y a la vista de la cada vez mayor demanda de una alternativa para la gente con intolerancias, el Grupo Arsenio decidió crear menús específicos, que están disponibles en Arsenio Manila, Nahú Beach y Bebo Los Vientos, los tres en la capital gaditana.

Así, tienen nada menos que 9 menús de sentarse (10 si contamos el infantil) y uno tipo coctail (o finger). Entre los nueve primeros -entre los que destaca el dedicado a los jereces y el que tiene como protagonista el producto- están los tres especiales.

El menú #cocinaverde comienza con un Guacamole hecho al momento, y continúa con croquetas de guisantes y menta y cous cous al azafrán con verduras y piñones. El postre es una macedonia de frutas con trufas de almendras cítricas, coco y orejones. El precio es de 33,90 euros.

El sin gluten cuenta con primero y segundo a elegir: entre Bol de quinoa con berenjenas y salsa de tomate fresco y seco y Huevos ricos y famosos (con jamón ibérico y aceite de trufa) en el caso de los primeros, y entre el lomo de pescado de roca de Conil con patata especiada y Solomillo ibérico con salsa de queso trufado o con salsa de champiñones al Tío Pepe en el caso de los segundos. De postre, una tarta de chocolate sin harina. Y el precio, de 35,20 euros.

Lo mismo cuesta le menú sin lactosa, que empieza con dos primeros a elegir: el guacamole que ya habíamos visto en el menú verde o los huevos ricos y famosos. El segundo plato es, o bien un lomo de corvina al pan frito tomatero, o bien una pluma ibérica a la barbacoa con puré de apionabo, patatas gajo y tartufata. De postre, macedonia de frutas con trufas de almendras cítricas, coco y orejones.

Estos menús no son sólo para Navidad; de hecho, estarán disponibles hasta bien avanzado el próximo año.