Javier Salgado ofrece en Jerez comida italiana, mexicana, cantonesa y española tras la experiencia adquirida trabajando como chef en embajadas en Italia

De caracoles a pasta al dente. De los completos chilenos a platos italianos, mexicanos o cantoneses. El Restaurante La Embajada es como una mini sede gastronómica de la ONU, con platos de seis nacionalidades distintas. Es el resultado de la experiencia de un chef chileno formado en Inglaterra y con experiencia en embajadas de varios países en Roma, Javier Salgado.

Salgado explica que el establecimiento, situado en la plaza Nicaragua, en el barrio de San Joaquín, basa su oferta en comida internacional, aunque predomina la comida italiana, con pastas y risottos elaborados al momento. El chef ha pasado de tener como comensales a primeros ministros y cardenales a abrir su propio restaurante en Jerez. Chileno de nacimiento, Salgado se formó en cocina internacional en Londres, en Westminster College, y de ahí fue a Italia.

La experiencia en Roma le llevó a trabajar para personalidades de diferentes países. En esta ciudad hay dos embajadas de cada país, porque en esta ciudad, en realidad, reside la capitalidad de dos estados: Italia y El Vaticano. Salgado trabajó para embajadas de los dos tipos. En la ciudad eterna trabajó en suelo de Nueva Zelanda, Australia y Canadá, entre otras, como chef privado, y rodeado de personalidades de primer nivel del mundo de la política y purpurados. Al que no llegó a conocer fue al Papa.

El amor le ha traído a Jerez, donde ha creado un restaurante en el que probar seis cocinas diferentes sin sellar el pasaporte, y donde probar también tapas que van variando y unos caracoles que ya le están valiendo las felicitaciones de los comensales.

Más información sobre el establecimiento, aquí.