Buena parte de la producción de miel de Prado del Rey se comercializa en EEUU y el resto de Europa, donde comparte estanterías con productos gourmet en lujosos centros comerciales. La apicultura genera más de 60 millones de euros en la provincia

 

Ya era noticia en 2011: aquellos tarros de miel orgánica que se vendían a diez libras la unidad en los prestigiosos grandes almacenes Harrods del Londres procedían de Prado del Rey. Harrods, el KaDeWe berlinés, París… Las abejas de la Sierra gaditana han volado tan alto que han llegado a Nueva York.

“Junto al Moët & Chandon y los Rolex”. Ahí, explica Alfonso Gutiérrez de Puremiel (ver web aquí), se coloca su miel: con los artículos de lujo. Hace años decidió que nadie es profeta en su tierra y emprendió con camino empresarial que le llevó a la exportación. Su miel artesanal, un producto “muy, muy bueno” elaborado durante generaciones, no encontraba salida en una zona donde el primer criterio era el precio. Así que buscó otro lugar dónde venderla. Se informó, fue a ferias internacionales y, una vez allí, no le hizo falta saber ningún idioma para traducir las caras de satisfacción de la gente al probar la miel. Los tratos se cerraban, y su “honey from Spain”, cuidadosamente envasada, llevó a las catedrales del lujo de Europa y saltó el Atlántico.

jam_culinary-collective-puremeil-honey_8x10

Curiosamente, el interés en España se ha despertado a raíz de la exportación. Y todavía hay quien se extraña de que la miel provenga de la provincia gaditana. El problema es que muchos asocian Cádiz más con playas que con flores, pero lo cierto es que la provincia produce miel, y mucha. Laura Gutiérrez Cortés, presidenta de la Asociación de Apicultura de Andalucía, es la que ofrece los datos. En la provincia hay 200 apicultores y de estos, 110 son profesionales. De las 60.000 colmenas, un 80 por cierto se ubican en la Sierra Norte de Cádiz. Generan de forma directa nada menos que 61,52 millones de euros. La asociación ofrece un dato curioso: por colmena el apicultor se gasta 20 euros sólo en la denominada industria secundaria (en comprar las colmenas, por ejemplo).

En Prado del Rey existen alrededor de 30.000 colmenas, una cifra considerable, sobre todo teniendo en cuenta que en toda Andalucía hay 600.0000, lo que hace que 4.000 personas vivas de forma directa de este singular tipo de ganadería. Prado del Rey es el municipio de la provincia con más apicultores. Y cuenta con cinco empresas envasadoras. El alcalde de la localidad explicaba recientemente que un centenar de personas del municipio vivían de la miel. De todas maneras, a la hora de considerar qué riqueza generan la actividad hay un dato que suele escapar: la polinización. La agricultura caería un 75%, calculan, si no fuera por la apicultura.

A la hora de describir este negocio en la provincia, no todo es la cantidad. “Gracias a la riqueza floral de la zona de la Sierra de Cádiz (Parque Natural de Grazalema y Parque Natural de los Alcornocales), los productos que se obtienen son considerados de gran calidad, obteniendo su principal volumen de negocio en las exportaciones que se hacen tanto a Alemania como Estados Unidos”, explican desde la entidad andaluza.

La Feria

El peso de Prado del Rey en esta industria es lo que hace que, cada año, el municipio rinda homenaje a sus abejas con una feria repleta de actividades en la que participan unas cuarenta empresas del sector (Puedes ver la programación de este año aquí). En pasadas ediciones han acudido unos 8.000 asistentes. Las jornadas apícolas que se celebran durante la feria son de las que registran mayor asistencia de todo el país.

El cartel de la feria de este año.

El cartel de la feria de este año.

La tarea por delante

La asociación también explica los desafíos a los que se enfrenta esta actividad. Para empezar, el peso de la apicultura dentro de la economía ganadera es muy escaso, lo que conlleva que haya pocos recursos dedicados a la investigación. Hay una excesiva tendencia  a producir solo miel (solo el 1,3 por ciento de las explotaciones apícolas están clasificadas como de polinización), escasa tecnificación de los productores “y, no por último, el desconocimiento de los productos apícolas a nivel del consumidor”.

Aunque actualmente el sector está en auge, lo que aumenta es la crianza y sustento de abejas, pero no se desarrollan industrias secundarias (además de la fabricación de colmenas, comprende la elaboración de aportes alimenticios, la fabricación de maquinaria, la transformación y adaptación de elementos de transporte, etcétera) con lo que los apicultores de Andalucía y principalmente de Cádiz, “están desplazando la riqueza de esta industria secundaria a otras provincias”, reflexionan desde la entidad. Y cada apicultor, ya lo dijimos antes, gasta 20 euros por colmena, lo que quiere decir que todos los de la provincia de Cádiz desembolsan 1,2 millones.

El gran desafío al que se enfrentan los apicultores de todo el mundo es del de la mortandad. La esquilmación de las abejas tendría unos efectos catastróficos debido a su labor polinizadora -Greenpeace los cifra en 2.400 millones de euros anuales solo para España-. Aunque la población de abejas en Europa ha disminuido un 25% entre el 85 y el 2005, este problema, del que se culpa a los plaguicidas, no tiene de momento una especial relevancia en la provincia. Tampoco aquí han llegado las grandes enemigas de las abejas: la avispa asiática. La avispa Velutina es una especie invasora que proviene de Asia. En 2004 llegó a Europa por Francia y en 2010, a España. Actualmente se encuentra en todo el Norte de España, Baleares y Portugal. Este insecto es depredador de abejas melíferas y otros polinizadores y provoca evidentes pérdidas en la actividad.

Las abejas gaditanas no han logrado librarse de la varroa, un ácaro parecido a las garrapatas de los perros, que se alimenta de la hemolinfa de la abeja, la debilita y acaba matándolas. Hay diferentes tratamientos y los apicultores están obligados a aplicarlos, aunque son poco eficaces. Para colmo, el ácaro está mutando en su comportamiento, lo que complica combatirlo. Se ha convertido en el principal motivo de mortandad de las colonias de abejas.

Entérate de todo

Si quieres leer más reportajes como este y seguir la actualidad gastronómica de la provincia suscríbete al boletín informativo semanal de Cosasdecome. Pincha aquí para suscribirte.