Mariscos Angel González desarrolla en la Zona Franca de Cádiz un nuevo concepto de marisquería que en más de 400 metros cuadrados combina la venta de productos congelados, marisco cocido al momento, un apartado dedicado a conservas y salazones y una zona personalizada para profesionales de la hostelería

Aquí, la información en video

 

La tienda llama la atención. Está en el polígono comercial que hay en la Zona Franca de Cádiz, frente a la barriada de Loreto. El local está situado junto al «Chiqui Park». Desde bien lejos, en color azul mar, se deja ver la silueta de una gigantesca gamba pintada en blanco y el nombre de Angel González. Una puerta de estas de apertura automática da entrada al recinto. Son 450 metros cuadrados divididos en dos plantas. La de abajo es la que está abierta al público y en la de arriba se sitúa, por el momento, un cocedero de mariscos. En una esquina un «ascensor marisquero» sirve para que asciendan por él los mariscos crudos congelados y a los pocos minutos bajen, como del cielo, pero ya cocidos.

La cocción de mariscos al momento es una de las atracciones de la tienda. En el interior se distinguen cuatro áreas. En una de las esquinas hay una zona dedicada especialmente a los hosteleros. Es un «cash and carry» como se conoce en el sector a las tiendas especialmente dedicadas a atender a los minoristas. En este espacio los profesionales tienen una atención personalizada y pueden también, si lo desean, recoger sus pedidos, aunque estos también se les lleva a sus establecimientos si lo solicitan.

Vista interior de la tienda. Foto: Cosasdecome

Vista interior de la tienda. Foto: Cosasdecome

El resto de la tienda, con grandes paneles con fotografias de mariscos y pescados es la que está dedicada al público en general. Lo primero que este divisa es unos arcones donde se puede encontrar un amplio surtido de pescado congelado. Angel González Almeida, el gerente de la firma, un profesional con 28 años de experiencia en el sector, de los que se ha formado a si mismo y comenzando desde abajo, moviendo cajas de pescado en el muelle, explica «que intentamos tener un pescado congelado de mucha calidad. Muchas de las piezas que tenemos se congelan a bordo en los barcos, nada más ser sacadas a la superficie. Algunos pescados de roca se ultracongelan enteros, al momento, para que conserven todas sus características». En el expositor llama la atención que, por ejemplo, unas acedías vienen empaquetadas de una en una «para que así se conserven lo mejor posible y se puedan consumir en la cantidad deseada», señala este especialista en mariscos.

Angel González en la zona de la tienda dedicada a las conservas y salazones. Foto: Cosasdecome

Angel González en la zona de la tienda dedicada a las conservas y salazones. Foto: Cosasdecome

La segunda área es la más llamativa. Son dos expositores de cristal donde se expone el marisco cocido. Dos grandes pantallas de televisión situadas justo encima van detallando las características de cada producto. Los dependientes van con el uniforme de la firma y llevan guantes para garantizar al máximo la limpieza. La pulcritud es uno de los aspectos que llama la atención.  Todo brilla. El espacio lo inauguraron en 2015 aunque no ha sido hasta finales de 2017 cuando le han dado el nuevo aspecto que definen como «una tienda gourmet especializada en el mar».

En el expositor hay cigalas, bocas, quisquillas, gambas de diversos tamaños, langostinos. De todos modos señalan que «aunque tenemos siempre algún marisco expuesto», nuestra principal apuesta «es la cocción al momento. El cliente escoge el marisco congelado que quiere y se lo cocemos al momento. Evidentemente también se lo puede llevar crudo. Creemos que así, cocido al momento, es la mejor manera de degustarlo».

Una empleada de la firma muesta un cartucho de langostinos recien cocidos. Foto: Cosasdecome

Una empleada de la firma muesta un cartucho de langostinos recien cocidos. Foto: Cosasdecome

Otro de los aspectos que cuidan es el de la presentación. El marisco se sirve al público en los tradicionales cartuchos de papel. Incluso tienen pequeños cartuchitos con camarones o con burgaillos, pero también preparan cajas de mariscadas, tanto para comerlas en casa como para regalarlas. «Las tenemos de diversos tamaños e incluso se pueden meter en ellas alguna botella de vino o algunas conservas y salazones».

Ofrecen también huevas cocidas por ellos mismos y proximamente quieren incorporar también pulpo.

Las latas de conservas y las salazones ocupan otra de las zonas de la tienda. Hay conservas de Barbate, conservas gallegas o las famosas anchoas «mariposa» las más altas de la gama por su tamaño y su perfección en la salazón.

El expositor de mariscos congelados llama la atención por su variedad. Hay  gambas de muy diversos tamaños y procedencias. Lo mismo ocurre con los langostinos y no faltan tampoco cigalas o bogavantes. Cuentan también con un vivero donde hay algunos ejemplares de bogavantes y nécoras vivos expuestos.

«Con un surtido tan amplio tratamos de que el cliente pueda elegir con facilidad, señala González. Por eso, con nuestro departamento de marketing hemos establecido un sistema de colores para que las personas que llegan puedan identificar cada tipo de producto. Así los que llevan un punto azul son los que recomienda Mariscos Angel González, los que llevan un punto amarillo son los que tienen un precio más ajustado, los que llevan un punto rojo son artículos en promoción y los que llevan un punto gris son los considerados gourmet, los productos de más alta gama de la marca”.

A la entrada de la tienda pueden verse los colores que identifican cada tipo de producto. En esta zona también está el espacio dedicado especialmente a los hosteleros. Foto: Cosasdecome

A la entrada de la tienda pueden verse los colores que identifican cada tipo de producto. En esta zona también está el espacio dedicado especialmente a los hosteleros. Foto: Cosasdecome

La puesta en marcha de la nueva tienda también se ha trasladado al mundo virtual. Así cuentan con una tienda en internet (mariscosangelgonzalez.com) en la que se pueden adquirir el marisco ya cocido. Se sirve como mínimo un kilo y el pedido se entrega en un plato de entre 24 y 48 horas. También se pueden hacer los pedidos por internet y recogerlos en la tienda.

La web tiene un apartado especial para hosteleros y también se pueden hacer encargos para eventos y celebraciones. En este caso la firma ofrece un servicio de asesoramiento «para que los clientes sepan cuanto tienen que pedir por comensal y estos detalles porque luego, sin experiencia, es fácil quedarse corto o que sobre mucho marisco y es un producto que se echa a perder pronto.».

El expositor de mariscos cocidos. Foto: Cosasdecome

El expositor de mariscos cocidos. Foto: Cosasdecome

Mariscos Angel González surgió en el año 1990. La firma la pusieron en marcha el propio González y Manuel Jiménez Baena.

La empresa ha ido creciendo en estos 28 años y tiene una nave de 600 metros cuadrados en el muelle pesquero. La firma compra mariscos en diversos puntos y después los comercializa. Asimismo tiene un servicio de cocedero para mayoristas y  grandes superficies.

Ahora, con la puesta en marcha de esta marisquería «gourmet» quiere atender más directamente al gran público y ofrece un servicio mucho más «personal» a los hosteleros «que cada día buscan un servicio de más garantías. Tienen que preocuparse de muchas cosas y por eso valoran mucho que se les de un servicio constante y de calidad, que no les falle».

Horarios, localización, teléfono y más datos de Marisco Angel González, aquí.

¿Quiere ver un video donde se ve como es la marisquería de Angel González?

Pincha en la imagen

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome