Fecoan, la Federación de Cofradías Y Asociaciones Gastronómicas de Andalucía, ha premiado a las Salinas de San Vicente de San Fernando como Mejor Empresa Agroalimentaria, y el periodista de Ubrique Modesto Barragán ha sido distinguido como cofrade de honor

La Federación de Cofradías y Asociaciones Gastronómicas de Andalucía, Fecoan, ha fallado sus premios Al Andalus, que cada año distinguen a empresas y profesionales de la Comunidad Autónoma en una docena de categorías.

En esta ocasión, dos de los premios han ido a parar a la provincia de Cádiz, uno a San Fernando y el otro a Ubrique. Y es que la distinción a la Mejor Empresa Agroalimentaria ha sido para la salina isleña San Vicente, una de las pocas salinas artesanales que continúan en explotación en la provincia. Esta data del siglo XVIII. La empresa recoge sal y flor de sal y elaboran diversos productos combinando las sales con condimentos u otros elementos. La sal se muele en un molino de principios del siglo XX. Tienen un salón para celebraciones -se pueden contratar vistas a las salinas con despesques y almuerzo incluido- y restaurante.

La salina se une al grupo de premiados anteriormente en esta misma categoría, formado por la malagueña La Molienda verde, la sevillana SCA Arrozúa, la almeriense La gergaleña y el Consejo Regulador de la Denominación de origen Jamón de Huelva.

El otro premiado de la provincia es el periodista Modesto Barragán, quien recibe el título de cofrade de Honor. El director del espacio Andalucía Directo, nacido en Ubrique, será el cofrade de honor número 19. Entre los que ya han recibido este honor están responsables públicos institucionales. Los últimos integrarse en este listado fueron la elaióloga (experta en aceite) Rosa María Marchal, la actriz Rosario Pardo y el ex rector de la Universidad de Jaén Manuel Parras.

Entre los premiados gaditanos en los Al Andalus en las anteriores ediciones está el Grupo Gastronómico Gaditano (Mejor Cofradía Gastronómica en 2009), Ángel León del restaurante Aponiente (Mejor jefe de cocina en 2010), Pepe Monforte (Mejor crítico gastronómico en 2013) y Bodega Sanatorio de Chiclana (Mejor Bodega en 2015).