Pronto se comercializarán los primeros complementos alimenticios de una planta exótica que tiene una interminable lista de beneficios. Además, la idea es explorar su uso en la cocina.

Llevan dos años de pruebas, a ver si era posible que la Moringa oleifera se adaptara a Conil. La moringa es un árbol, un superalimento con múltiples propiedades: tiene vitaminas, aminoácidos asimilables, propiedades antibióticas y antinflamatorias, contra la hipotensión, las úlceras… se aprovecha de arriba a abajo y hasta puede servir para potabilizar agua (más información, en este enlace que lleva a la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura).

El empeño de Juan Diego Marín ha dado sus frutos ahora, literalmente. Tras las pruebas, cultivó dos hectáreas de terreno en Roche (16.00o árboles) en junio, y ahora ha recolectado la hoja. El proceso ha sido natural, y de hecho han conseguido el certificado ecológico. En un par de semanas, el primer producto, el complemento alimenticio en capsulas Conatural Moringas from Conil, llegará a herboristerías, farmacias y parafarmacias, y también se podrá comprar a través de la web de la empresa (aquí).

Pero la idea es seguir explorando las posibilidades que ofrece este cultivo innovador, y para ello ya están indagando sobre las posibilidades que tiene la planta en la cocina creativa.

El teléfono de la empresa es el 616878095.

Una moringa de Conil

La moringa de Conil

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome