Nace en Rota una Academia de español para extranjeros que enseña el idioma por medio de la gastronomía, con cursillos que van desde una semana a unas horas y que incluyen visitas al mercado de Cádiz. En la localidad ya hay una iniciativa que enseña, en inglés, cómo hacer recetas españolas o a cortar jamón.

Se llama Learning & Cooking (que traducido resulta Aprendiendo y cocinando) y es una iniciativa de la alemana Ruth Stadler y el sevillano Javier Sánchez. Es una escuela de idiomas situada en el  antiguo restaurante Tragaluz (calle Veracuz, 6) pero donde se materializará el dicho de que la letra con sangre (en tomate) entra.

El proyecto combina las clases de español para extranjeros que imparte Ruth, con las clases de cocina, de las que se encargará Javier. Hay programas extensos, de cinco días de duración (de lunes a viernes), que también incluyen otras actividades como el traslado en catamarán hasta Cádiz para visitar comprar ingredientes en el Mercado Central gaditano o la cata de vinos en una bodega. Se imparten dos niveles, para principiantes o para quienes están ya familiarizados con el español, y la experiencia cuesta 575 euros. Estas clases más extensas comenzarán a impartirse el 21 de enero.

Para la semana que viene, el día 20 de noviembre, está previsto el inicio de clases de menor duración, como el Workshop de un día Aprende español cocinando (cuesta 95  euros) . Será martes (principiantes en el idioma) y miércoles (nivel avanzado) de 10:00 a 14:30 horas, y no sólo se trata de cocinar las famosas tapas españolas: habrá café de bienvenida, visita al mercado para hacer la compra y hablar con los detallistas, clase de español, taller de cocina y degustación de lo cocinado.

Arriba y sobre estas líneas, las instalaciones de la singular academia. Fotos cedidas por el establecimiento.

Arriba y sobre estas líneas, las instalaciones de la singular academia. Fotos cedidas por el establecimiento.

La otra experiencia corta es el Taller de cata Aprende español a través de sus vinos, que cuesta 70 euros y será los jueves por la tarde, de 17:00 a 20:00 horas. Tras el café de bienvenida se entrena el olfato con esencias puras, se imparte una clase teórica y práctica de español aplicada al vino y se cata vinos tintos de Toro, Rioja y Ribera del Duero con una pequeña degustación de quesos de la zona.

El concepto incluye la oferta de una serie de actividades complementarias, al ayuda para encontrar alojamiento y hasta una tienda gourmet. En el futuro también quieren complementar con cocina en vivo y talleres más específicos, así como con talleres de tres días de duración.

Explica Javier Sánchez que la idea no es sólo enseñar el idioma de una forma diferente a los americanos de la cercana base naval; también se quiere atraer a los turistas que llegan a la zona con la idea de mejorar su español, para lo que se cuenta con fácil y rápida conexión de Rota -vía catamarán- con la capital gaditana.

Se puede contactar con la escuela a través de su web (aquí)

Recetas con ñ y corte de jamón

Clases en El Remedio. Foto cedida por el establecimiento.

Clases en El Remedio. Foto cedida por el establecimiento.

También en Rota, otro cocinero, Paco Guzman, lleva ya tiempo dando clases de cocina para extranjeros, aunque en este caso lo que se enseña es a elaborar recetas españolas, las clases son en inglés y sus principales clientes son los vecinos de la base.

Guzmán empezó a impartir estas clases prácticamente por casualidad, a través de una amiga común del cocinero y de una residente de la base que estaba deseando aprender las recetas españolas que más le habían llamado la atención; curiosamente, empezó en el mismo sitio donde ahora está Learning & Cooking cuando era el Restaurante Tragaluz. No hay clases programadas estrictamente en el calendario: la gente se va apuntando (en el restaurante, o bien a través de un grupo de Facebook), y cuando hay 6 u 8 se hace la actividad, que incluye desayuno, la clase y la comida: de 9:30 a 16:00 horas. Las actividades pueden ser no sólo de cocinar, sino también de corte de jamón, o incluir visitas al mercado. El atún, los pescados enteros, las sopas frías andaluzas… Son aspectos que llaman la atención de los vecinos americanos de los roteños.

Guzman también realiza algunas actividades abiertas al público en general, pero que gustan mucho a los extranjeros, como las catas de vinos de Jerez con gastronomía de la zona y opcionalmente flamenco.

Más información, en El Remedio (ver aquí).