San Wich tiene una hamburguesa aderezada con aceite de cannabis, que es ilegal sólo de nombre y que llama la atención de gente de todas las edades.

 

Desde hace unas semanas, el dibujo de una hamburguesa enmascarada invita a los que pasan por la calle Nueva de Cádiz a probar la “Illegal Burguer”, una receta que incorpora como aderezo aceite elaborado con semillas de cannabis.

La hamburguesa, lista para comer.

La hamburguesa, lista para comer.

Quien lo ofrece es San Wich, un establecimiento especializado en comida chilena que ofrece variedad de hamburguesas, todas ellas de carne de retinto certificadas. Esta es de las que más llama la atención: de ilegal no tiene nada, el aceite que se emplea es un aceite comercializado con todos los parabienes, que no tiene los componentes problemáticos de la planta de la marihuana y sí Omega 3 y 6 en unas proporciones, según indican los propietarios del establecimiento, Javier Álvarez y Daniela Meléndez, de lo más saludables. Se trata de un aceite que -según las especificaciones de su fabricante- ayuda a mantener los niveles de colesterol. Su olor y su sabor recuerda a la avellana, y se puede tomar solo o bien como aderezo. En todo caso, hay que consumirlo crudo, porque no sirve para cocinar.

El cartel que anuncia la hamburguesa en el exterior del establecimiento. Foto: Cosasdecome

El cartel que anuncia la hamburguesa en el exterior del establecimiento. Foto: Cosasdecome

Javier señala que gente de todas las edades se animan a probar la hamburguesa, y que incluso se lo han servido a una octogenaria colombiana. Es Daniela quien elabora la receta. Lleva, además del curioso aceite y la hamburguesa de carne de retinto, una mayonesa hecha con aceitunas aragonesas, queso enmental fundido, aceitunas  y germinado de alfalfa, y se sirve acompañada de patatas. Su precio, a enero de 2019, es de 9,50 euros.

Más información sobre este establecimiento, aquí.