Luis Benjumeda, que ya ha creado también un vermouth espumoso y otro basado en la uva palomino, espera sacar “Black Pearls” antes de Navidad y lo ha bautizado como el “espumoso negro” por su color caoba oscuro, algo inédito en el sector

 

Todo es original en Arrobas y Cía, una firma con sede en El Puerto de Santa María  y que dirige el farmaceútico Luis Benjumeda, de 55 años. Su afición por los vinos y su caracter investigador le ha llevado a ser uno de los pequeños empresarios más originales de la zona y ha puesto en el mercado productos muy llamativos que van desde “Brut de Mar” un espumoso realizado con uva palomino como base, al primer “vermouth espumoso” que comercializa junto a otro bodeguero de los que buscan nuevos caminos Genaro Cala, de Jerez.

Ahora Benjumeda da un nuevo paso en su carrera de originalidades y piensa poner en el mercado antes de que lleguen las Navidades otro producto pionero, un espumoso realizado con jereces viejos que se combinan con mostos del año para confeccionar un vino que, además, en otro toque de innovación en el sector, no lleva azúcar añadido, algo habitual en los espumosos.

Prefiere no dar muchos detalles sobre su producto para evitar imitaciones, aunque destaca que se cogen mostos de tres uvas diferentes, una de ellas la Palomino, con la que se hacen los jereces. Luego a estos mostos se le añade otra mezcla de vinos viejos que son los que darán caracter al producto. La mezcla se deja reposar al menos 9 meses en botella y ya luego se comercializa.

Nuevo espumoso cdc

Un último detalle, en otro guiño a El Puerto de Santa María, es que el espumoso llevará en la botella una recreación del “enmallado” una costumbre que había en la ciudad y que era empaquetar las botellas, sobre todo de licor, en una malla hecha con hilo.

El espumoso ha sido bautizado con el nombre de “Black Pearl”, perla negra y con este nombre Benjumeda quiere “hacer un homenaje a las tripulaciones de Magallanes y Elcano que dieron la vuelta al mundo y de lo que ahora conmemoramos cinco siglos”.

El logotipo que aparece en la botella ha sido diseñado por el mismo y es una mezcla entre el caballito de mar y una perla. El borrador de Benjumeda ha sido actualizado por la firma Fairhall, también de El Puerto.

Este creador de vinos. cuyo abuelo, Agustín Arrobas, también fue pionero al crear el primer tinto de Extremadura, señala que la costumbre en estos barcos, sobre todo en los españoles, era llevar en la bodega vinos dulces, que eran los que mejor se conservaban. Yo los llamo “vinos negros” por su color y por eso también califico a este espumoso como negro, en homenaje a estos vinos trasatlánticos. “Nosotros tenemos una gran vinculación con el mar. Me gusta navegar y mi familia formó parte de la naviera Pinillos. De hecho nuestro logotipo hace referencia a estas circunstancias”.

Lo de Perla Negra hace referencia a una isla del mismo nombre situada en las Islas Cook. Esta zona fue descubierta por Magallanes. Benjumeda le gusta recrear este nombre y para ello ha creado incluso “una leyenda. Aquellas tripulaciones, para celebrar la llegada a tierra, bebieron vino. Algunas gotas cayeron al mar y fueron a parar a una ostra…así surgieron las perlas negras”.

La idea de Benjumeda es que algunas botellas de su espumoso vayan en los barcos que van a recrear los viajes de Magallanes y Elcano.

Ahora el espumoso pasará por diversas catas para conocer la opinión de los expertos del sector y la previsión es tenerlo listo para las navidades, unas fechas en la que el consumo de este tipo de vinos sube. Todavía no saben el precio que fijarán. “Estará entre 20 y 50 euros, pero todavía queda mucho camino en este tema”. La producción será pequeña “porque esto es algo artesanal y, además, cada año será diferente porque en función de los mostos y sus características se irá cambiando la composición del vino”.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome