Jerez cuenta con otra cerveza propia, La Pepa, mientras que La Línea presenta su primera marca, que quiere marcar tendencia en el Campo de Gibraltar

El boom cervecero prosigue en la provincia de Cádiz. Jerez, que ya tenía las artesanales Destraperlo, Xela, La Jerezana y 15 & 30 (Ver aquí, aquíaquí y aquí), cuenta ahora con La Pepa, una cerveza elaborada bajo las normas de pureza alemana. En La Línea, Aguaviva es la pionera en la localidad y pretende fomentar la pasión por la cerveza al Campo de Gibraltar, donde no funciona actualmente ninguna marca propia, según explican sus promotores.

Aguaviva produce cervezas artesanas; de momento, una, la Rolipó, que se presentó en sociedad en el bar Barbas el viernes 7 de julio. Los nombres de marca y producto son muy linenses. Aguaviva juega con la idea de que la cerveza, al contener levaduras, es un agua que está viva, y además así es como se conoce a las medusas en la localidad. Rolipó es una adaptación local de la palabra inglesa que significa pirulí, y hace refencia al toque dulzón de esta cerveza.

La iniciativa es de dos socios de La Línea, Sergio Prado y David Onetto, el primero diseñador gráfico y, el segundo maestro. Hace dos años se pusieron a hacer cerveza casera se les dio bien: se las quitaban de las manos. “Hicimos muchas recetas diferentes y nos salían bien. Eso nos fue dando confianza”. Así que, al final, se animaron a comercializar. La parte gráfica, incluido el logo (una medusa), ha corrido a cargo del propio Sergio.

Aguaviva hace cerveza artesana, sin filtrar ni pasteurizar, elaborada con ingredientes naturales: agua, malta de cebada, lúpulo y levadura, y con doble fermentación en botella. Rolipó, según describe Sergio, es una cerveza tipo patesbier fresca, muy de verano. Han evitado que fuera demasiado amarga y el contenido excesivo de alcohol para hacerla más accesible a todos los públicos, y cuenta con el toque dulzón que le da nombre. Han hecho un lote inicial de 500 botellas y creen que se van a quedar cortos, porque el recién empezado proyecto ha levantado bastante expectación y antes de empezar la comercialización ya había una decena de establecimientos interesados en venderla. Y es que el Campo de Gibraltar está falto de este tipo de cervezas. Hubo una, pero cesó su actividad, y ahora Aguaviva quiere abanderar el movimiento cervecero en la zona.

Cartel de la Rolipó

Cartel de la Rolipó

La Pepa

La Pepa no se define como artesanal sino como “fresca, pura y natural”. Es una cerveza premium que no lleva aditivos, sólo ingredientes naturales, y para su elaboración se sigue la Ley de Pureza alemana del siglo XVI. No pasteurizan, por lo que la cerveza está “viva”, con todas sus propiedades, y la elaboración semanal que permite que llegue fresca al consumidor. Así lo explica Joaquín Rodríguez, uno de los tres socios de este proyecto.

Este proyecto ha unido a un madrileño (Joaquín), un arcense (José Manuel Medina) y a un alemán (Alexander Schmid) en torno a una cerveza cuyo nombre homenajea a la gaditana Constitución de 1812. Comenzaron hace un año, y meses atrás la pusieron a prueba en Arcos con buen resultado. La cerveza busca gustar al gran público. Por eso se ha buscado un sabor con el que pretenden convertirse en producto de referencia, rehuyendo de la cerveza con exceso de lúpulo. El primer producto de la marca es una lager, con un proceso de fermentación de dos meses, que aconsejan consumir a unos 7 u 8 grados, una temperatura más alta de lo que es habitual en España. “Es una cerveza de calidad, para saborearla, en la que el último sorbo es el mejor”, explica Joaquín.

Habrá más. Entre los planes de la empresa está ofrecer nuevos sabores y también, la puesta en marcha de una fábrica que se podrá visitar y donde se realizarán catas. Las instalaciones podrán funcionar en pocos meses, y posteriormente abrirán al público para que puedan ver cómo se elaboran las cervezas.

La fábrica cuenta con energía solar, y los restos del grano de la cocción, una vez desechado, acaban alimentando al ganado de la zona. El lúpulo y la levadura sobrante, una vez agotada su capacidad para seguir haciendo cerveza, se emplea como abono o alimento para ganado.

La cerveza se puede encontrar en Jerez, Cádiz, Arcos, El Puerto y San Fernando (Ver listado aquí). También es posible probarla como ingrediente de un coctel en Jerez, en Tribbeca.

Los socios, en la cumbre cervecera de Nuremberg, Alemania. Foto cedida.

Los socios, en la cumbre cervecera de Nuremberg, Alemania. Fotos cedidas.