La siguiente cosecha, la de 2018, saldrá a la venta en noviembre con parte de la producción ya vendida.

 

Agotada la cosecha de Fine Tempo. Por tercer año consecutivo,  el vino serrano se ha terminado en el mes de mayo. Este vino zahareño, del que puedes conocer más datos aquí, se puso a la venta en el mes de noviembre. Se trataban de 3.000 bodegas hechas con la uva recolectada en 2017, puesto que el tras la vinificación se envejece el vino durante un año en barrica de roble.

Habrá que esperar hasta el próximo mes de noviembre a que haya un nuevo Fine Tempo disponible en el mercado, el que corresponde a la vendimia de 2018. La producción oscila entre las 1.500 y las 3.000 botellas, por lo que hay quien prefiere asegurarse: según explica el viticultor Luis Lucero, parte de los futuros vinos están ya reservados.

A partir de ahora, la firma se centrará en la comercialización del nuevo tinto del Pago del Higueron de Setenil de las Bodegas (más datos aquí).

Para Lucero, es un “pequeño orgullo” constatar, año tras años, la buena aceptación que tienen los vinos vinificados por el enólogo Alejandro Cobos. El Fine Tempo de 2017 ha acabado, principalmente, en la Sierra, aunque también se han vendido vinos en la provincia. Además, tienen clientes en la hostelería tan reconocidos como El Campero, El Faro, Hermanos Carrasco o Albores.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome