Los bares de la provincia comienzan a colgar los carteles anunciando el inicio de la temporada.

 

Es noche de lunes en un bar de la calle Sopranis, en el barrio de Santa María de Cádiz, pero un cartel ha conseguido llenar el establecimiento. Estamos en el bar Los Caracoles el primer día de la temporada del animalillo que le da nombre. Han puesto un cartel en la puerta, y todo el que entra lo hace diciendo con alegría «¡ya hay caracoles!» y dispuesto a probarlos; no salen decepcionados, porque están buenos. El establecimiento ante la previsible avalancha incluso activó el modo guerrilla, y en otro cartel advertía de que no había menús porque si no, no daban abasto; unos días más tarde volvieron a implantarlos a petición popular.

Así es como este de Sopranis (en el 4 de la calle) se transforma en un bar ‘sorbiente’, por los sorbíos más o menos disimulados que pega la gente intentando sacar al bicho del interior de su cáscara. Pero hay más. Durante la semana, desde diferentes puntos se han ido activando las alarmas. Sin salir de la capital gaditana, en un clásico del caracoleo como Mari y José (ver aquí) también anuncian que han comenzado la temporada. Y en la provincia, dan el pistoletazo de salida a la temporada en la Peña de Cazadores de Bornos (Nacimiento, 2), en el Bar Franqueza de Chipiona (avenida de Rota, 111) o en el Bar Álvarez y Casa Álvarez de Jerez (aquí y aquí), entre otros.

Como ocurre cada año, los primeros caracoles suelen proceder de Marruecos, puesto que la temporada de este gasterópodo en España se inicia algo más tarde. Normalmente, los bares sirven caracoles hasta finales de verano.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome