Restaurante Maypa
Establecimiento
Restaurante Maypa
Horario:
Abren todos los días para desayunos, almuerzos y meriendas. Los viernes y sábados también abren para cenas.
Dirección

Calle Del Euro número 12 -polígono empresarial de Jerez-

Comarca
Jerez
Fecha de apertura 1955
Descripción

La historia del Maypa comienzan en torno a 1955, calcula José Antonio Alzola, actual gerente de la empresa,  cuando su padre y su tío Manolo y Paco Alzola (Ma y Pa, de ahí el nombre) se hacen con un local en el Palacio Villapanés, cercano al Bar Maypa que estuvo hasta el 2 de enero de 2015 en la calle Cruz Vieja y al que se trasladarían después, en 1960. El éxito les acompaña en la historia y el establecimiento se convierte en todo un clásico de la ciudad. El 10 de diciembre de 2001 abren el restaurante del polígono empresarial de Jerez donde además de ofrecer desayunos y servicio de bar, han puesto en marcha un restaurante y un salón de celebraciones con capacidad para 300 personas. La tercera generación de la familia, con los hermanos Paco, que se encarga del servicio a los clientes, y Antonio Alzola Rojas, jefe de cocina, se ha incorporado también ya al negocio.
Las especialidades han traspasado fronteras: el tortillón de patatas, la ensaladilla, con una mayonesa memorable y bien cargada de atún, la carne mechá o metía en manteca y el queso viejo, además de algunas conservas. En el polígono empresarial, además de estos clásicos de la historia de estos hosteleros, que también están en la carta, Antonio Alzola Rojas, formado en la Escuela de Hostelería de Cádiz y con estancias en fogones del prestigio de Martín Berasategui, el Celler de Can Roca o A Poniente (todos con estrellas Michelín), ha desarrollado una cocina inteligente capaz de presentar un sorprendente menú del día que llena el restaurante al mediodía, en el que juega con platos abundantes y además platos poco habituales en estas propuestas con calidad y hasta un toque de innovación. Una curiosa costumbre del cocinero es colgar el menú en la cuenta de facebook del Maypa todos los días. Por la noche hay tapeo y los sábados el restaurante, que cuenta con salón interior y terraza, se vuelve a llenar de un público que come ya a la carta, pero con precios muy moderados que hacen fácil comer por diez o quince euros con postre, casero además, incluido. Cuentan también con un salón de celebraciones para 300 personas. Además de la carta hay que estar atentos a las sugerencias.

Recomendamos

La ensaladilla, el tortillón de patatas, la carne mechá, la carne en manteca, el queso viejo, el pastel de cabracho con cremas de limón y guacamole, el gallo ibérico (una especie de San Jacobo marinero hecho con filetes de gallo y relleno de jamón y queso. Todo bañado con una salsa marinera), el bacalao confitado a la roteña, las tostas de la casa (hechas con pan de chapata de la panadería de Pedro Bazán), el salmorejo, el caldo del puchero y el tocino de cielo.

Última actualización:
09/02/2017 12:20