Pan de Aida
Establecimiento
Pan de Aida
Horario:
Abre a las nueve de la mañana y cierra cuando se acaba el pan, lo que suele ocurrir en torno a las tres de la tarde. Cierra los domingos.
Dirección

Alcalá Galiano, 1 (entre Sacramento y Hospital de Mujeres). Ver mapa.

Población
Comarca
Bahía de Cádiz
Fecha de apertura 2016
Personas relacionadas
Descripción

Todo está hecho a mano, desde la decoración del local hasta el pan, fruto de recetas propias y elaborados con harina ecológica. Pan de Aida es una panadería situada junto al Mercado Central de Abastos de Cádiz y la demostración práctica de hasta dónde puede llevar un regalo navideño.

La empresa es de dos socias: Aida Rincón y Jill Hodgetts. Hace casi tres años, la madre de Jill regaló a Aida su primer libro de cocina, y el regalo tuvo tanto éxito que la obsequiada acabó haciendo unos panes muy demandados entre familiares y amigos. Hasta que decidió convertir afición en negocio y abrir en este pequeño local.

Este rincón del casco histórico de Cádiz cuenta ahora con una decoración sencilla y que huele a campo: hay antiguos utensilios agrícolas, como una yunta, que son de la familia de Aida y que ahora están las paredes; las socias han creado mostradores con madera de palés y han hecho lámparas con cestas.

Y en este escenario se vende un surtido de pan que inmediatamente ha despertado la atención de los veganos. El pan se realiza con harina ecológica y siempre hay blanco, de cereales (por ejemplo, de espelta y centeno) y otras creaciones de Aida, a la que le gusta combinar ingredientes para sorprender a los clientes. Así, algunos días se puede encontrar pan de tomate con romero, de calabaza, de puerro… Para facilitar la elección, sobre el mostrador hay una bandeja con muestras. La oferta suele incluir algún dulce que va cambiando según el día.

Pan de aprovechamiento

Además de la variedad en panes artesanales, el nuevo establecimiento tiene otro detalle singular: que hace aprovechamiento del pan que se ha hecho el día anterior. Las piezas aguantan bastante bien, y un día después de hechas se venden con una oferta de dos al precio de una. Algunos días hacen picatostes y otros un bread pudding, un postre tradicional británico que hace Jill -que es inglesa, aunque lleva mucho tiempo en España- y que está espectacularmente bueno, según asegura. Más adelante, cuando haga más frío, harán también migas.

A la oferta de pan se unen los bocadillos gourmet se puede elegir entre una selección de ingredientes. Un ejemplo del repertorio: cebolla roja caramelizada, nueces, salmorejo, queso de cabra, queso edam, pimiento a la plancha, berenjena a la plancha, lechuga escarola y hummus. En una pizarra se exhibe la lista con los ingredientes del día y también con el listado de los componentes ecológicos.

Los ingredientes vienen de cuanto más cerca, mejor. Pese al atractivo que el negocio tiene para los amigos de lo verde debido a la variedad de ingredientes, ellos no se definen como un negocio vegetariano; de hecho, tienen quesos de origen animal. Simplemente, aplican en la panadería lo mismo que en casa: les gusta comer “muy bien” y sano y nutritivo, y creen en lo ecológico y artesano.

Con respecto a los precios, el bocadillo cuesta cuatro euros, el montadito 2, la hogacita 2,5 y el mollete, 1. También hay zumos a un euros o una porción de pan dulce de centeno a un euro.

Última actualización:
09/02/2017 12:36