Factoría 77 Coffee Roaster
Establecimiento
Factoría 77 Coffee Roaster
Horario:
Horario de mañana y tarde todos los días excepto el jueves (sólo tarde) y sábado (sólo mañana). Domingos cerrado
Dirección

Avenida Antonio Fernandez Sevilla 13. Ver mapa.

Comarca
Bahía de Cádiz
Fecha de apertura 2018
Personas relacionadas
Descripción

Se trata de un microtostador de café de especialidad, posiblemente el primero que ha abierto en la provincia gaditana. Despacha, a granel o para tomar allí mismo, cafés seleccionados, aromáticos, sin defectos, que no requiere de azúcar y de leche. Son los cafés llamados también ‘de tercera generación’.

La iniciativa es de Jesús Torres, un informático que decidió dar un vuelco a su vida laboral tras quedar en el paro a raíz de una reducción de plantilla. Tenía claro que quería invertir la indemnización del despido en algo propio, y también que no tendría nada que ver con la informática. A raíz de su afición por los tés llegó hasta el mundo del café de especialidad, donde vio una oportunidad de montar un negocio como los que ya funcionan en países como Inglaterra y en las grandes ciudades españolas.

Se trata por un apuesta por un café de alta calidad, con un proceso vigilado desde el principio hasta el final, que se tuesta en el propio establecimiento.

Hay una escala para puntuar los cafés. El máximo son 100 puntos, y reflejaría un café ideal, perfecto. Cada fallo descuenta puntos en este protocolo de puntuación de la Specialty Coffee Association llamado ‘Q Grading’. Para que se considere un café de especialidad, tiene que tener como mínimo, 80 puntos.

Al El Puerto llegan actualmente hasta cuatro tipos diferentes de ese café: brasileño, colombiano, uno de Uganda en cuyo aroma se detectan notas de piña, otro orgánico de Perú y un descafeinado de México. Irán cambiando, porque los cafés son de temporada. No se almacenan, sino que son granos frescos. De hecho, abrieron sin descafeinado porque aún no había. Cada jueves por la mañana, Jesús se encarga de tostar el café. Lo hace en pequeñas cantidades, y cierra el establecimiento para poder dedicarse por entero a esta labor. “Calidad, frescura y dedicación” es el lema, indica.

El resultado es un café que se vende a granel, para llevar. Recomiendan que se lleve en grano debido a que el café conserva todo su aroma y frescura hasta 12 horas después de molerlo. Pero si alguien lo prefiere molido, se lo puede llevar también de esa manera.

Además, el café se puede disfrutar en la barra del establecimiento, sólo -que es lo que se recomienda- o con leche en diferentes cantidades. Hay azúcar , azúcar moreno, panela… pero al café no le hace falta endulzarlo porque no hay sabores que enmascarar, explica. Se puede acompañar por algún dulce de los que tienen en el establecimiento  (se los elabora Haciendo buenas migas, de Jerez), seleccionados para que no sean tan dulces como para enmascarar los sabores del café: hay brownie, de zanahoria, canela… y van variando.

Explica el propietario también cumplen la labor de asesorar al cliente sobre el café que más podría adaptarse a sus gustos.

Además de cafés, cuentan con una selección de tés, infusiones y especias. De estas últimas han buscado también una selección escogida y que difícilmente pueda encontrarse por la zona.

Está previsto que el establecimiento acoja en el futuro catas formativas, en sesiones de dos o tres horas para seis personas.

Curiosamente, este nuevo modelo de cafetería de calidad y microtostadora tiene una cosa en común con los negocios de antaño ya desaparecidos: el tostado del café.

Última actualización: