Abre en El Puerto Amaya, un espacio de investigación y formación del chef mexicano Lalo Plascencia y de la divulgadora de sherrys isleña Ruth Amaya

 

Tras un año desarrollando el proyecto SherryMX, que marida la cocina mexicana de calidad con los vinos de Jerez, Lalo Plascencia y Ruth Amaya han decidido abrir en El Puerto un espacio donde seguir investigando las posibilidades de esta unión gastronómica y ofrecer eventos y formación.

Plascencia es un cocinero e investigador gastronómico mexicano con un extenso curriculum. Amaya ha dedicado su carrera al marketing y a la comunicación, y es promotora de los vinos de Jerez. El proyecto que se desarrolla desde noviembre del pasado año, el SherryMX, es una “simbiosis entre cocina mexicana y vinos de Jerez. Nos basamos en los intercambios existentes en los últimos 496 años de relación entre ambos países (México y España) en los que se han intercambiado productos, técnicas y formas de vivir que hasta el día de hoy tienen relevancia”.

Tras realizar esta fórmula de forma itinerante  en Mexico yEspaña con buena acogida, han decidido dar una localización estable al proyecto. Amaya, en la calle Convento, 2 de El Puerto de Santa María. Se trata de un centro de innovación gastronómica dirigido por Plascencia que se inaugurará la próxima semana de manera oficial, pero que tuvo su primera puesta de largo el pasado 11 de noviembre con la Sherry Week.

El espacio ofrece formación para profesionales (como, por ejemplo, sobre cómo reducir las mermas en cocina), y también una experiencia muy personalizada para celebrar eventos, ya que los grupos pueden escoger entre, por ejemplo, un salón con chimenea o un jardín donde celebrar un cóctel.

Explica Ruth Amaya que han empezado con buen pié, y que a raíz de la comida celebrada la pasada semana ya cuentan con varios eventos reservados. La personalización llega hasta el punto de que se pueden programar -como ocurre en uno de estos eventos ya concertados- visitas guiadas por ella a bodegas, previas a la comida maridada para que los comensales comprendan mejor cómo se elabora los vinos que van a probar.

Ruth asegura que se sienten muy ilusionados con el nuevo proyecto, que también ‘afecta’ a sus vecinos: los pequeños agricultores de la zona del Pago de La Caridad, de donde provienen los productos que utilizan, dentro de la filosofía del kilómetro cero. También recurren, explica, al Mercado de Abastos de El Puerto. Y es que la cocina, según explican, tiene una filosofía que busca cumplir la meta de 100% producto español preparado con 100% técnica mexicana.

 

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome