El restaurante conileño abre con novedades, como una cava con 300 botellas que han situado a la entrada.

 

José Sánchez bromea diciendo que son el restaurante «de guardia» en su zona. El litoral jandeño hiberna, y El Roqueo abre a contracorriente el día 5 de enero. Este año, la guardia comienza con novedades.

Para empezar, han cerrado uno de los salones para centrar la atención en el de arriba, que dispone de un mirador. Además, han instalado una cava de vinos grande, con 300 botellas de vino, en la entrada, y en la carta hay algunos platos nuevos, como una empanadilla de pulpo con una fritada de tomate picante, un atún encebollado hecho con mormo, o un postre que está realizando con la ginebra Puerto de Indias. Se trata de la Gelatina de Puerto de Indias con helado de fresa y cardomomo y galletas saladas, «un gin tonic hecho postre», explica. Su imagen es la que ilustra esta información.

El restaurante sigue en su línea tradicional: arroces, atún… no falta el jamón de mar que hacen con la barriga del atún macerada en sal, ni tampoco las demandadas croquetas de carabineros.

Más información sobre este establecimiento aquí.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome