Distribuyen sus dulces a la ciudad de Jerez, además de hacer entregas fuera de la ciudad y desde el torno.

 

En el cartel anunciador, lo bautizan como «monja movil». Es como una versión de Sor Citroën muy sonriente, montada en Vespa roja y con la misión de que nadie se quede sin dulces.

Las agustinas del convento de Santa María de Gracia (Santa Rita) de Jerez han recurrido a la moto, a la entrega a domicilio y a Facebook para vender sus dulces. La han puesto en marcha justo ahora, cuando arranca la campaña navideña, pero la iniciativa es de carácter permanente.

La entrega a domicilio viene a complementar a las dos maneras que mantenían para vender los dulces. La primera es la más tradicional de todas, la que todo el mundo imagina cuando se pronuncian las palabras «dulces de convento»: el torno. El segundo es el encargo con envío acordado. El convento trabaja con dos empresas que pueden hacer llegar los encargos realizados por vía telefónica a cualquier punto, incluso si es fuera de Jerez. Ahora, surge una nueva fórmula que se utiliza cuando los encargos son para Jerez: la entrega motorizada a domicilio. Para facilitarlo, han subido a su página de Facebook la carta, donde aparecen todos los productos que elaboran y también sus precios:

De esta forma, estas religiosas de clausura ponen en marcha una forma nueva de vender sus dulces. Lo que no cambian, según aseguran desde el convento, son las recetas y la forma de elaborar estos productos, que siguen manteniéndose tan fieles a la tradición como siempre.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome