Suralgas elabora un queso artesanal con lechuga de mar y ogonori rojo, con la intención de acercar el sabor del mar a las casas

Suralgas acaba de dar  a conocer un nuevo producto, el queso de algas. La empresa especializada en estos productos marinos se alía con otras empresas alimentarias para ofrecer nuevas alternativas. De una de estas colaboraciones surgió recientemente la regañá de algas. Ahora han hecho un queso de cabra que incorpora lechuga de mar y ogonori rojo.

Se trata de un queso caprí, elaborado con leche de cabra, cruda y entera, de raza florida sevillana autóctona, cuajo y sal. La empresa que se encarga de elaborarlo es Marenostrum, de Sevilla, una explotación de ganadería de pastoreo extensivo de dehesa que elabora sus quesos a la manera francesa. Durante el proceso de elaboración se le añaden artesanalmente al queso algas marinas naturales de estero deshidratada. El queso madura durante treinta días.

El resultado final es un queso con una corteza natural de pasta blanda y ligeramente enmohecida en su exterior y textura cremosa pero consistente en su interior. Las algas aportan aroma y sabor a mar al propio gusto del queso de cabra. El queso pesa 150 gramos y tiene un precio de 9,90 euros.

Según explica Consuelo Guerra, la elaboración de este queso responde al objetivo de abrir más el mercado para las algas introduciéndolas en nuevos productos. La empresa, que tiene su principal clientela en la hostelería, quiere llegar a las casas de los ‘cocinillas’ y de los que buscan hacer elaboraciones en casa con productos de calidad y saludables. Explica la gerente de Suralgas que hay quien piensa que conoce el sabor de las algas porque ha probado el alga nori o la ensalada de wakame, cuando en realidad la nori está tostada y prensada, y el wakame a menudo es una gelatina.

Productos como el queso intentan acercar ese sabor a mar a la gente mediante productos “fáciles de consumir, artesanos, de alta calidad y siempre hechos con productos andaluces”. Por ese motivo, Suralgas está colaborando con empresas como la quesera sevillana -aunque está abierta a crear nuevos productos con otras empresas del sector, comercializando sus productos con o sin su nombre- para lanzar creaciones que demuestren que las algas son “muy combinables” y encajan con productos tan típicos como las tortillitas de camarones y tienen cabida en las conservas de marcas como La Chanca, que quieren “innovar de forma natural y saludable. Es ahí donde entramos nosotros”.

Foto: Suralgas.