La cafetería Rotacapa de Grazalema da la oportunidad de probar el primer aceite fruto de su olivar en sus desayunos

La ribera del arroyo Gaidóvar siempre ha sido una huerta fértil, donde se han concentrado los cultivos gracias a la abundancia de agua. Abunda el almendro, pero también hay olivares. La familia de Concepción Ramírez Fernández tiene uno desde hace mucho tiempo en este hermoso paraje serrano, pero nunca habían hecho aceite con su fruto. Hasta hora. Explica que han cogido la cosecha de este olivar ecológico de las variedades manzanilla y lechín y las han llevado a una almazara de la Sierra gaditana, El Manzanillo de Zahara, para elaborara su primer aceite: el Rivera del Gaidóvar. Un aceite virgen extra ecológico obtenido sólo con procedimientos mecánicos.

Pero Concepción no sólo tiene un olivar a la vera del arroyo: también tiene una cafetería en Grazalema, Rotacapa. Así es como esta cafetería ha empezado a ofrecer un aceite propio y exclusivo. Rotacapa ha obtenido este año algo más de 400 litros de aceite, que sirve para  acompañar los desayunos. Su sabor, explica, es “suave, afrutado”, y la respuesta de los clientes ha sido buena; algunos han querido llevarse aceite para casa. La botella de medio litro se vende en la misma cafetería a 4,50 euros, y la lata de litro a 9 euros.

“Lo hemos hecho este año como una prueba y la verdad es que está gustando a la gente”, explica Concepción, que califica el paraje que da nombre al vino como un sitio “de excepción, muy buenos para los cultivos”.

La cafetería Rotacapas se inauguró en 2013 en la calle Las Piedras número 9, en el centro de Grazalema. Abren todos los días para desayunos y meriendas y sirven diferentes tipos de panes, croasant, dulces o tartas. También tienen empanadas.

Puedes leer más sobre los aceites que se producen en la Sierra de Cádiz, aquí.