La Curiosidad de Mauro estrena carta con la llegada del verano. Estrena platos como unas huevas de caballa en tempura o un atún en tomate. Aquí puedes ver la nueva carta completa.

La Curiosidad de Mauro, el restaurante y bar de tapas del cocinero Mauro Barreiro en la calle Veedor de Cádiz, estrena nueva carta con la llegada del verano.

El establecimiento, según explica el cocinero, ha cambiado el 70% de su carta de barra y zona de tapas con la idea de “ofrecer nuevas sensaciones y también el de tener platos más acordes con esta época del año”.

La nueva carta estrena un bocadillo de calamares que se realiza con un pan tipo bao, la versión japonesa del mollete andaluz, que elaboran en el propio establecimiento y al que dan un color negro gracias a la tinta de calamar que emplean en su confección. Dentro el pan lleva un guiso de calamares acompañado de un alioli y cebolla confitada.

Otro de los estrenos son unas croquetas que se rellenan de gambas al ajillo y un atún en tomate que el cocinero elabora como un homenaje a este guiso tradicional gaditano (ver aquí la receta tradicional).

Uno de los platos originales que se estrenan son unas huevas de caballa que, en vez de presentarse a la plancha, que es su propuesta más tradicional, se sirven cubiertas por una tempura, una fritura japonesa basada en el rebozado andaluz. Para acompañar llevan una mayonesa aromatizada con manzanilla Solear de bodegas Barbadillo.

El atún rojo, con el que ahora se elaboran varios platos en la carta, se presenta en una ensalada en el que este va semihecho y acompañado con un humus de aguacate y un gel de leche de tigre (un ingrediente muy típico del ceviche perurano) y yuzu, un cítrico muy utilizado también en la cocina japonesa.

Esta mezcla de culturas también se deja ver en la nueva versión del tartar de atún rojo que se presenta también con toques típicos del ceviche.

El cocinero hace también algunos guiños a triunfos históricos de su restaurante. Así ofrece una nueva versión del solomillo Wellintong, un plato que le diera muchas alegrías cuando el establecimiento estuvo en Puerto Real. Ahora lo elaboran con carne de ternera retinta.

El toque veraniego puede verse en un milhojas de foie que se acompaña con piña y queso de cabra o en tiradito de presa ibérica que lleva berenjena aliñada y morcilla de El Bosque, una población de la Sierra de Cádiz que tiene fama por este embutido.

El bacalao se prepara en una novedosa salsa roteña y hay un original arroz de verduritas y algas que se corona con puntillitas fritas, además de otro negro que lleva atún rojo y ajos tiernos.

El cocinero recupera incluso un plato de sus primeros tiempos, cuando regentaba en Cádiz el restaurante Balea, acabado de salir de la Escuela de Hostelería de Cádiz y antes de que consiguiera en el restaurante Skina de Marbella una estrella Michelín. Es un pulpo, cuyas patas se presentan asadas y aconmpañadas de un cremoso de chorizo ahumado. También lleva un “coulan”, una fantasía de patatas fritas con huevo.

En los postres introduce una tabla de quesos andaluces y una versión renovada del tocino de cielo que se aromatiza con yuzu y se acompaña de un yogur con un toque de hierbabuena.

Horarios, localización, teléfono y más datos de La Curiosidad de Mauro, aquí.

Aquí está la nueva carta completa.

carta-verano-2017-1

carta-verano-2017-2