El cocinero Danilo Piteo, formado en la Escuela de Hostelería de Cádiz, pondrá en marcha en Cádiz un original bar dedicado a la cocina callejera italiana. El local, situado en la calle Buenos Aires, hará todos sus platos a la vista del público y ofrecerá pizzas con ingredientes innovadores o traidos desde Italia

 

Danilo Piteo nació en Gallipoli, una ciudad situada al sur de Italia y que tiene muchas similitudes con Cádiz. Aqui llego más tarde, junto a sus padres. Su padre montó en en la calle Abreu una pizzería, Michelangelo, donde hacia la masa al estilo de Napolés.

Sus padres le irradiaron el amor por la cocina lo que le llevó a la Escuela de Hostelería de Cádiz donde se formó e hizo amistad con Luiti Calle, el actual director gastronómico de Aponiente con el que de vez en cuando se escapa a cocinar, que es una de las aficiones de ambos.

Después vinieron estancias en el restaurante  La Chapelle St-Martin, en Francia y con una estrella Michelín, otra estancia en el restaurante de Los hermanos Roca, considerado uno de los tres mejores del mundo, unos meses en Máxime en Mallorca,  su paso por La Curiosidad de Mauro cuando el restaurante de Barreiro estuvo en Puerto Real y también otro trabajo en Málaga.

Pero en la cabeza de Danilo siempre estaba la misma idea “montar un sitio de comida italiana, pero de verdad, respetando la tradición, fiel a lo que se hace Italia”, lo que le han enseñado sus padres  y lo que ha aprendido durante todos estos años “en los que siempre he estado atento porque siempre me ha ilusionado este proyecto”.

Ahora lo pondrá en marcha en la calle Buenos Aires de Cádiz, en la esquina con Calderón de la Barca. El próximo día 15 de diciembre tiene previsto abrir allí “Confuzione”, un local que se define como pizzería bar y donde desarrollará un concepto novedoso en la provincia, un local dedicado a la cocina callejera italiana, platos que se pueden comer con las manos, pero a los que dará un toque de excelencia.

Para llevar a cabo el proyecto contará con la ayuda de su padre, Andrea Piteo, de 52 años, que no le va a la zaga en ilusión por el proyecto. De hecho ha estado un año en Italia refrescando sus conocimientos sobre el mundo de la pizza. El será el encargado de manejar un horno traido especialmente desde este pais europeo y que permitirá hornear las pizzas a 300 grados en la parte de abajo y a 380 por la de arriba, con el objeto de que tan sólo en dos minutos estén hechas.

“Confuzione”, el nombre del local, explica muchas cosas. Con este término italiano que se traduce como confusión al español itentan definir lo que se podrá encontrar en él. Será una fusión de tradición e innovación.

La cocina no está separada del público. No hay ni un cristal separando a los cocineros de los clientes. Tan sólo una amplia barra separa a los dos. No habrá camareros, sino que serán los mismos cocineros los que salgan de su sitio para llevar a los clientes los platos terminados. “Creemos que así pueden explicar los platos mejor, porque los han hecho” señala Danilo.

En “Confuzione” se podrán encontrar las pizzas tradicionales. Hechas al estilo napolitano, finas y crujientes pero con los bordes más finos que la tradicional de esta zona. Se podrán encontrar las fórmulas tradicionales, desde la margarita a la diavola o una cuatro estaciones. Todas serán de 28 centímetros de diámetro y se podrán tomar en el local o llevarselas para casa, eso sí en unas cajas de material reciclado “porque tenemos que cuidar el medio ambiente”.

Danilo resalta que “cuidamos también los precios. Las pizzas costarán entre 6 euros la margarita hasta 15 las de etilo más innovador”.

Danilo Piteo junto al horno que han traido especialmente desde Italia para hacer las pizzas. Foto: Cosasdecome

Danilo Piteo junto al horno que han traido especialmente desde Italia para hacer las pizzas. Foto: Cosasdecome

Pero los partidarios de probar  sabores más novedosos también tendrán su oportunidad. Ahí está el trabajo de Danilo. “Vamos a ofrecer visiones diferentes de la pizza. Por ejemplo ofreceremos una de queso realizada con varios quesos de la Sierra de Cádiz y también ofreceremos una cuatro estaciones con alcachofas o champiñones frescos y también jugaremos con el atún fresco de Cádiz o con aceites de oliva aromatizados.”

Todo se cuida hasta el mínimo detalle. El tomate que ponen encima de las pizzas viene directamente desde Italia ya frito “porque tiene unas características diferentes que le dan su sabor”. Lo mismo ocurre con el queso Mozzarella que también será fresco.

La innovación llegará incluso a la masa de las pizzas, elaboradas por ellos mismos. En una utilizarán una harina de trigo, pero también ofrecerán la posibilidad de tomar pizzas realizadas con una harina conocida con el nombre de “Kamut”, un tipo de harina muy apreciada porque hace que la pizza sea menos pesada y más digestiva.

Pero en Confuzione no sólo habrá pizzas, sino que se podrán degustar otras especialiades, poco habituales en la provincia. Así habrá un apartado especial dedicado a los quesos y embutidos italianos. Estos se podrán degustar en el local o también comprar para llevar y envasados al vacío. Así tendrán burrata, pecorino o parmigiano reggiano con un mínimo de 12 meses de curación.

En el apartado de embutidos se podrá tomar mortadela, bresaiola, speck (jamón ahumado) o guanciale, una papada de cerdo ahumada.

A esto hay que unir otros platos con bases de pan también muy populares en el sur de Italia. Tendrán “frisa” al estilo de Gallipoli. Se trata de un equivalente a las tostas que se sirven en la provincia. En este caso el pan se sirve con tomate aliñado, ajo, alcaparras, aceite y el toque que le da Danilo sustituyendo el atún de lata que se le pone tradicionalmente por atún fresco de aquí.

También vendrán de Italia varios vinos “aunque no serán los habituales que se ven en esta zona, sino otros diferentes que hemos seleccionado”.
Realizarán postres propios que irán cambiando como una versión del tiramisu y otra de la pannacota. El café también será al estilo italiano. “Queremos ofrecer todo auténtico”, destaca el cocinero.

El local tan sólo tiene seis mesas además de la barra “porque queremos que sea algo que podamos atender en condiciones. Una cosa que no se me puede olvidar. Quiero dar las gracias por el apoyo que me está dando a “Carmen mi mujer y a nuestro hijo Danilo”.