El Mercado de Abastos de Cádiz suma estos días dos aperturas, la del nuevo establecimiento Chévere y la vuelta gracias al crowdfunding de la panadería que antes estaba en una calle cercana.

 

Se llama Chévere y, aunque está especializado en comida Latinoamericana, sus propietarios son italianos, los hermanos Lorenzo y Adso Guerriero. Estos napolitanos siempre han tenido vínculos con personas procedentes de Sudamérica y su comida siempre les ha gustado. Lorenzo llegó a Cádiz llegó por intercambio de estudios, y también le impresionó su gastronomía. Así que, en cuanto surgió la oportunidad, Lorenzo y Adso, que es cocinero de profesión, montaron un puesto en el Mercado Central de Abastos que abrió sus puertas el pasado día 19 de junio.

El puesto hace un pequeño recorrido por la cocina callejera de la zona de Centroamérica, aunque hay varios guiños a Cádiz, que está presente en las recetas de forma de queso payoyo o vino de Jerez. La carta comienza con el ceviche peruano (con salmón y bacalao, mango, cebolla morada y leche de tigre) y con una brocheta de atún con chalotas aromatizadas, crema de cacahuete, zumo de lima, salsa de soja y frutos secos para empezar. Hay un apartado ‘Para Picar’, con Tequeños (unos deditos de queso muy populares en Venezuela y Colombia) con salsa a elegir, Patatas a la huancaína (cocidas con salsa de ají y queso fresco), y Nachos con o sin bacon, con queso gouda y salsa a elegir.

Los platos principales son dos tipos de arepa -una especie de empanada, que hacen ellos con harina de maíz-, las venezonalas (con carne de cerdo asada, guacamole y queso gouda) y de la huerta (con verduras salteadas queso payoyo y guacamole), así como Tacos de pollo estofado con vino de Jerez, queso payoyo y salsa chipote.
La carta se contempla tres sandwiches, uno cubano, otro ranchero y el llamado Yapa: pan de semillas, langostinos al ajillo, chipotles, mayonesa, frijoles y guacamole. En postres tienen una curiosa tarta de origen brasileño: el Atrapamaridos.

La tarta 'Atrapamaridos'

La tarta ‘Atrapamaridos’

El regreso de Pan de Aída

 

El número 13 del Mercado de Abastos esconde una historia singular: el de un puesto montado gracias al crowdfunding, Pan de Aída. Esta pequeña panadería artesanal estaba situada en la calle Alcalá Galiano, a tan solo unos metros de La Plaza. Los problemas surgidos con el local obligaron a sus socias, Aida Rincón y Jill Hodgetts, a buscar una solución de urgencia si querían continuar con su actividad. Esta solución pasaba por mudarse a un lugar donde pudieran trabajar sin impedimientos, y ese lugar resultó ser el Mercado. La socias no tenían recursos para costear este traslado, por lo que emprendieron una campaña de captación de fondos a través de internet con el que consiguieron reunir lo que les faltaba.

Finalmente, Pan de Aida reabre en el interior del Mercado Central el 30 de junio de 2018 tras unos meses de obligado parón (más información sobre la panadería, aquí)

¿Quieres saber más sobre el Mercado de Abastos de Cádiz? Pues dale aquí.