También hará lo mismo su compañero Juan Carlos Borrell, que trabajaba junto a él en este restaurante con estrella Michelín

 

Ricard Camarena, uno de los cocineros de moda ahora en España, se fijó en él cuando destacaba por su trabajo en Ramses, un local de esos de moda en el centro de Madrid. Se lo llevó con él a Valencia y su trabajo le gustó tanto que tan sólo 3 meses después lo nombro jefe de cocina de su restaurante gastronómico, el sitio donde desarrolla su cocina más de vanguardia, un cargo que ha mantenido hasta estos días en que el propio Camarena ha anunciado en el Foro Gastronómico de Gerona que uno de sus hombres de máxima confiaza lo dejaba para marcharse a su tierra. El momento lo recogía el embajador de los Vinos de Jerez para la alta gastronomía, el periodista gaditano Pepe Ferrer, que difundió de inmediato a través de su cuenta en twiter la noticia, destacando que era una gran noticia para la provincia.

Ricard Camarena junto al cocinero gaditano Pedro Aguilera. Foto: Cedida por Pepe Ferrer.

Ricard Camarena junto al cocinero gaditano Pedro Aguilera. Foto: Cedida por Pepe Ferrer.

La forma de hacerlo público confirma las buenas relaciones entre Camarena y Aguilera. El propio cocinero gaditano confirmaba hoy la noticia e indicaba que “lo hago porque quiero volver a mi tierra, a pesar de que me gusta mucho lo que hago. Mi mujer y yo vamos a ser padres y queremos volver a Cádiz para que nazca allí. A mi me apetece volver a la provincia y quiero buscar un local en ella para instalarme y poner en marcha un negocio de hostelería, con humildad y para disfrutar”.

Aguilera resalta que “aún no sé donde me voy a instalar, ni las características del negocio que abriré. No tengo decidida la ciudad en que vamos a abrir, aunque llevo ya algunos meses meditándolo y viendo posibles ubicaciones. Nuestra idea es poner algo en marcha en 2018, pero queremos hacerlo con tranquilidad y con los pies en el suelo”.

Pedro Aguilera es de Alcalá del Valle e hijo de hosteleros, José Aguilera y Antonio Jiménez. En concreto sus padres, regentan el Mesón Sabor Andaluz, un referente en el tratamiento de los espárragos. De hecho el propio Pedro los ha asesorado para que emplearan nuevas técnicas en el tratamiento de las verduras.

Aguilera, que tiene en la actualidad 28 años. Se enamoró de la profesión gracias a su madre, Antonia Jiménez, la cocina del Mesón Sabor Andaluz. Luego vendría la Escuela de La Cónsula de Málaga, una de las más prestigiosas de Andalucía, donde aprendió la profesión. Con tan sólo 21 años lograba ya vencer en un concurso nacional de cocineros en Segovia

Pero Pedro Aguilera no es el único cocinero gaditano que tras triunfar en la alta cocina decide volver a su tierra natal. La misma decisión la ha tomado también su jefe de partida, el también gaditano Juan Carlos Borrell Muñoz. Al igual que Pedro, Juan Carlos es también hijo de hosteleros. Sus padres, Juan Carlos Borrell y María José Muñoz regentan la taberna La Sorpresa en la calle Arbolí. De hecho, el cocinero, que ahora tiene 24 años, está ahora trabajando en ella “porque quiero conocer como funciona una taberna. Me hace mucha ilusión trabajar con mis padres y ver como funciona un sitio de producto, en el que conoces sabores auténticos”.

Pero la idea de Juan Carlos es poner también negocio propio en Cádiz en los próximos años. “Tengo ya tomada la decisión de quedarme aquí y para eso me estoy formando”.

Pedro y Juan Carlos son muy amigos. De hecho Juan Carlos ha sido su jefe de partida en el restaurante de Ricard Camarena durante dos años. Antes Juan Carlos se había formado en la Escuela de la Taberna del Alabardero de Sevilla, con la que consiguió ganar un concurso de aliños de aceitunas, y luego también ha estado en uno de los restaurantes españoles de más prestigio en lo que se conoce como restaurantes “de producto”, El “Culler de Pau”, un restaurante regentado por el cocinero Javier Ollero en O Grove (Pontevedra).

Su amor por el producto también ha llevado a Juan Carlos a estar algunos meses en “El Capricho”, uno de los asadores españoles de más prestigio. “He aprendido mucho en estas estancias en restaurantes de producto. Ahora me estoy dedicando a conocer el producto de Cádiz, a visitar fábricas, bodegas, a productores, con el fin de formarme lo mejor posible”.

Ambos cocineros destacan también que “volvemos aquí porque creemos en el futuro de Cádiz. Cada vez nuestra cocina suena más y nos gustaría, modestamente, contribuir a este desarrollo”.

Juan Carlos Borrell, en la tabernaLa Sorpresa de Cádiz, junto a dos de sus compañeras de trabajo. Foto: Cedida por el establecimiento

Juan Carlos Borrell, en la tabernaLa Sorpresa de Cádiz, junto a dos de sus compañeras de trabajo. Foto: Cedida por el establecimiento

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome