La Cantina Mar de Santi Petri, abierta este verano con nuevos aires, finalizará en breve su proceso de transformación en un restaurante.

 

Hay pescado y atún rojo. Pero también platos más elaborados y algunos muy poco vistos en la zona, como el cochinillo a la segoviana, ese que se corta con el borde de un plato. La antigua asociación de pescadores Mar de Sancti Petri abrió este verano como Cantina de Sancti Petri, pero pronto completará su transformación y dejará de ser cantina para convertirse en restaurante.

Pulpo. Todas las imágenes han sido cedidas por el establecimiento.

Pulpo. Todas las imágenes han sido cedidas por el establecimiento.

El empresario Pedro González Cabaña se hizo con este local del Poblado chiclanero, hizo los primeros arreglos y abrió con la idea de aprovechar el verano y el movimiento de público para los conciertos. Aunque poco cambió el aspecto del local, sí que se modificó la carta. De ello se encargó el cocinero Miguel Barreiro. De origen gallego, Barreiro tiene experiencia en establecimientos gaditanos La Calle del Libre Albedrío de Cádiz y, por último, el Fair Play de Benalup. Allí lo conoció González, quien le convenció para emprender con él esta nueva aventura.

Ahora, pasado un primer verano del que no se pueden quejar, toca finalizar la transformación del establecimiento, que cerrará algunos días para renovar su aspecto, cambiará de denominación de cantina a restaurante y modificará también la carta para adaptarse a la nueva estación.

WhatsApp Image 2019-09-10 at 12.59.56(3)

Este cambio de carta introducirá una de las especialidades del cocinero, los pintxos a la vasca, que se servirán en lo que vendría a ser una media ración por entre 3 y 5 euros, según calcula González. Mientras, continuará la oferta del establecimiento de cocina basada en los pescados de la zona, atún rojo de almadraba o carnes de retinto, siempre con un toque propio.

Más información sobre el establecimiento, aquí.