Un linense criado en Francia crea una página web en el Campo de Gibraltar para distribuir productos gourmet de su tierra de adopción

Rafael León es hijo de linenses, pero sus padres emigraron a Francia. Se ha criado en el suroeste del país vecino, en el Béarn, y se ha casado con una vasco-francesa cuya familia confita el pato y hace foie. Él mismo ha participado en la elaboración de estos derivados del carnard. Conoce muy bien la gastronomía francesa, y desde siempre ha querido vender los auténticos productos de la zona aquí y dar a conocer algunos, porque no los conocemos tan bien como creemos.

Chez León nace como un proyecto digital, aunque con el sueño de convertirse en una tienda física. De momento, las degustaciones y el arranque de la comercialización-ya distribuye en casi una veintena de establecimientos de la Costa del Sol y a una conocida cadena de supermercados en Gibraltar- le mantienen demasiado ocupado como para abrir físicamente.

En la tienda virtual (Ver aquí), las especialidades se agrupan en confit, patés, platos cocinados, delicatessen y vinos.

En la primera sección hay bastante variedad: se puede elegir entre magrets, mollejas, contramuslos o incluso salchichas de pato, y también hay salchichas de cerdo gratinadas. Los patés los hay de cerdo, corzo, jabalí, liebre, pato, receta vasca con pimiento de espelette, rilette de conejo, de pato y terrina de paté vasco.

Rafael destaca que los grandes desconocidos en la zona pueden ser los platos, que sirve precocinados. Actualmente, ofrece un guiso de alas de pato confitadas; un plato típico del País Vasco, la axoa (carne picada) de ternera; carne de buey en salsa con verdura al vino dulce; piperade vasco, y pollo vasco con pimientos de Espelette. Los productos delicatessen son diferentes presentaciones del foie gras y vinos hay dos: un blanco espumoso seco y el vino Jurançon, también blanco.

La inmensa mayoría de los productos son de la misma marca, una empresa familiar que elabora artesanalmente recetas transmitidas durante generaciones y que está ubicada en Sauveterre de Béarn, el País Vasco francés, a unos 50 kilómetros al norte de la frontera española.

Los productos se pueden pagar desde la página web y se envían a domicilio; el transporte es gratuito en el Campo de Gibraltar, y el pedido mínimo es de 40 euros.

Además de la tienda física, este linense tiene otro objetivo en mente: que las delicatessen de más allá de los Pirineos convivan en su establecimiento  con las de la provincia de Cádiz, donde contempla vender vinos del marco de Jerez, productos del atún, quesos y embutidos de la Sierra y más.

foie847

Una de las delicatessen: foie gras. Foto cedida por Chez León