El establecimiento abre ahora en el número 17 de la calle Mina de Rota, casi enfrente de su antiguo local

Serán pocos metros de distancia, pero para Casa Emilio la mudanza ha supuesto una importante diferencia. Así lo explica el propietario, Domingo Figueroa. Desde hace cinco años y medio venían funcionando en el número 30 de la calle Mina de Rota. Cerraron el 28 de mayo, y el día 2 de junio volvieron a abrir en un nuevo local, aunque muy cerca del anterior.

El suyo es un restaurante familiar, que llevan él y su esposa, Rosa Arjona, y que sirve pescado fresco de la costa gaditana, arroces, carnes y vinos de la zona, una línea que mantienen en la nueva ubicación. Ahora el establecimiento está abierto en el número 17 de la misma calle, donde estuvo el bar Comadan. El motivo de la mudanza es que este local está en mucho mejor estado que el anterior, ya que está renovado. Dentro, el aforo es de unas 50 personas distribuidas en mesas bajas y con una decoración con aires marineros. También cuenta con una terraza en el exterior con diez mesas.

Más información sobre este establecimiento aquí.

Entérate de todo

Si quieres leer más reportajes como este y seguir la actualidad gastronómica de la provincia suscríbete al boletín informativo semanal de Cosasdecome. Pincha aquí para suscribirse.