Una nueva ruta se adentrará por un periodo histórico poco conocido en la ciudad, y finalizará con una cata técnica de alimentos propios de la época.

 

Es una nueva ruta turística que se adentra en una época a través de un legado no sólo de piedra, sino también gastronómico. En esta ocasión es una etapa histórica poco conocida en Cádiz: la medieval.

Baetica Vino de la Hispania Romana y Tripmilenaria Museum Store, con la colaboración de Flor de Garum – Majuelo han diseñado un producto turístico experiencial basado en un tiempo que ha dejado en la ciudad restos arqueológicos de incalculable valor que han conformado el urbanismo y la esencia de los Barrios del Pópulo y de Santa María. Para el público en general, este periodo de la historia de Cádiz no es muy conocido, pero “casas señoriales, adarves recónditos, lienzos de tapial, calles empedradas, puertas amuralladas y plazas rodeadas de un latente urbanismo repleto de esencia conforman la geografía urbana del Cádiz medieval, un Cádiz que hace ahora 20 años, era poco más que inexistente y desconocido”.

Adentrarse en ese pasado musulmán que dio lugar a una esplendorosa ciudad amuralla medieval es el objetivo que se han impuesto los equipos de Baetica – ArqueofoodTour (Manuel León Béjar) y Tripmilenaria (Juan Miguel Pajuelo y Francisco Javier Ramírez) con el producto turístico cultural “Madera y Alquimia”. Quieren poner en valor y redescubrir ese Cádiz medieval, esa ciudad medieval cristiana, ese recinto amurallado musulmán, asentado sobre restos romanos, cuya medina daría lugar a fines del siglo XV – comienzos del XVI al caserío del barrio del Pópulo, al que posteriormente se adosarían algunas casas de vocación palaciega y edificaciones singulares que marcaron una etapa de esplendor trasatlántico pero que desdibujaron y sepultaron en el olvido la ciudad medieval de Cádiz. El recorrido estará acompañado por los aromas y sabores de época medieval, por las producciones enológicas y la tecnología alimentaria que triunfó en las mesas de la Edad Media, un periodo en el que la influencia religiosa en la alimentación fue muy importante, transformando el paisaje agrícola europeo y peninsular.

Madera y Alquimia

Madera y Alquimia cuenta con un itinerario que se adentra en los barrios de El Pópulo y el barrio de Santa María, comenzando por el Arco de los Blanco. A continuación enfila la calle San Juan de Dios y arriba a la Plaza San Juan de Dios, donde los asistentes podrán contemplar el edificio del Ayuntamiento y la Iglesia de san Juan de Dios, que forma parte del Hospital de la Misericordia, así como el papel urbanístico que jugo el espacio en época medieval. A continuación, los pasos y el hilo argumental medieval nos dirigirán a otro de los accesos de la cerca medieval gaditana, la Puerta del Mar de la Villa Medieval (Arco del Pópulo), donde se encuentra la Real Capilla de Nuestra Señora del Pópulo. Otro de los adarves a visitar, la calle Pelota, sede del antiguo Mesón de los Montesinos, conducirá a la Plaza de la Catedral Nueva. Después visitarán la Plaza Fray Félix (Plaza de la Catedral Vieja), con el fin de ilustrar, a través del urbanismo y de los datos arqueológicos, el paso del medievo a la edad moderna en Cádiz, finalizando el itinerario peatonal en el Centro de Interpretación de Teatro Romano de Cádiz.
A continuación, el grupo se desplazará a las instalaciones de Tripmilenaria Museum Store para disfrutar de una cata técnica de alimentos y vinos consumidos en la Edad Media dirigida por Manuel León Béjar  donde se explicará su proceso de producción y la tecnología enológica y alimentaria de la época, tales como el uso de la madera en la fermentación, crianza y oxidación de los vinos o el descubrimiento del sulfuroso como conservante, entre otros avances. Los productos que se catarán, serán los siguientes:

  • Mulsum. Vino fermentado con miel producido desde época alto-imperial romana y consumido en época Alto-medieval, que fue ampliamente citado en obras como las Etimologias de San Isidoro de Sevilla.
  • Rubb, alimento que sustituyó al vino en época andalusí, y que se convirtió en un ingrediente principal de la cocina andalusí.
  • Vino Cisterciense. Producción limitada y numerada. La Orden de San Benito y la Orden del Cister recogieron la herencia de la vitivinicultura romana, especializándose en la producción del vino y mimaron las producciones enológicas, necesarias para las celebraciones eucarísticas. De su saber y de las innovaciones aplicadas en el Renacimiento, junto con la herencia tecnológica romana, nació la enología moderna.
  • Hidromiel. Una de las bebidas más antiguas de todos los tiempos, consumida ya en la antigua Grecia, por los pueblos Germánicos en las latitudes en las que no podía

La actividad cuesta 15 euros, dura dos horas y se realizará cada semana (La sesión inaugural es el sábado 1o de noviembre a las 11:30 horas. Más información aquí). Los teléfonos contactos son:

MADERA Y ALQUIMIA

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome