El hostelero isleño Manuel Tocino abre su establecimiento en el que apuesta por una carta única que combina  los platitos (tapas de tamaño generoso) y el formato tradicional de restaurante

 

Boutade es un término francés. Manuel Tocino señala que lo escogió “primero porqué todo el mundo se preguntará que és y segundo porqué significa sorpresa, ingenio y eso es lo que queremos causar en el comensal, sorpresa agradable”.

Manuel Tocino es de San Fernando. Tiene 44 años y ya conoce lo que es el éxito. Durante varios años ha corregentado en San Fernando El Patio de Benitez, un local de bastante prestigio en la ciudad y donde ya su fórmula de alternar tapeo, restaurante y buena materia prima ha dado buenos resultados.

Ahora lo intentará, ya en solitario en Jerez. Ha apostado alto y se ha venido a la calle Consistorio, uno de los templos de la gastronomía jerezana donde tendrá a su lado a pesos pesados como Albores, La Cruz Blanca o el Mesón del Asador. Su fórmula para hacerse un hueco en esta “calle mayor de la tapa” a la jerezana será la buena materia prima. Tocino reconoce que le gusta pisar el mercado y “las sugerencias jugarán un papel importante. Tendremos guisos diarios, que iremos cambiando. No faltará la sopa tomate o el menudo, porque una de nuestras patas serán los guisos tradicionales”.

El local tiene barra, amplia, contrabarra, un comedor interior y una amplia terraza en la calle Consistorio. En total suman un centenar de plazas. La actividad comenzará con los desayunos con distintos tipos de pan y luego al mediodía y por la noche hay una carta única para todo el local. Está dividida en dos, una de platitos, con una veintena de propuestas, y otra de platos, donde también hay algunas especialidades que se pueden pedir por medias raciones.

Hay clásicos. Hay jamón, queso, mojama o anchoas. Tienen salmorejo de remolacha (3,90 la ración) o hay unas alcachofas salteadas con gambas al ajillo (6,5 la media ración).

Entre las ensaladas llama la atención una que lleva hojas verdes y por encima unas puntillitas y unos langostinos rebozados. Se acompaña con una salsa y se sirve templada (11,50). Hay otra con frutas, queso rulo y vinagreta de arándanos (9,50).

Terraza de Boutade en la calle Consistorio. Foto: Cosasdecome

Terraza de Boutade en la calle Consistorio. Foto: Cosasdecome

El apartado de carnes incluye ternera, pato y cerdo ibérico. Un solomillo ibérico se sirve a la sal y acompañado con unas patatas con mojo rojo (6,90 la media ración). Hay también mollejas de ternera.

Los pescados se sirven con preparaciones sencillas. Una ventresca de atún, que se vende por peso a 50 euros el kilo, va a la plancha al igual que los calamares de Conil. El bacalao se sirve a la vizcaina (16,50) y el salmón va con un toque japonés: salsa teriyaki.

Precisamente hay un apartado de la carta dedicado a las influencias japonesas. En este apartado de crudos hay tartar, carpaccio y tataki.

Los arroces cuentan también con un apartado específico con uno negro de calamares, otro del señorito, un tercero de carabineros y una fideuá. Todos hay que pedirlos para un mínimo de dos personas. Los precios van desde los diez euros por ración del arroz negro a los 17 de los carabineros.

Tienen también postres propios que van desde una brocheta de frutas (3,90) hasta un brownie con merengue quemado (4,50).

Horarios, localización, teléfono  y más datos de Boutade Cocina, aquí.