La primera franquicia de La Vaca Atada podría estar en la provincia vecina: es la más avanzada, aunque hay bastantes interesados

Hace unos meses, Javier Senese, propietario de La Vaca Atada, anunciaba la intención de franquiciar (Ver aquí). La idea era ir sobre seguro, paso a paso, para realizar el proceso con las mayores garantías posibles. Un trabajo previo que parece estar dando resultado: la franquicia ya está en el mercado y despierta bastante interés.

La franquicia se presentó en una feria especializada de Madrid en abril como una elección accesible y asequible. No es necesaria experiencia previa en la hostelería, ni siquiera un local con salida de humos. La inversión es de unos 45.000 euros (sin contar la obra civil). Confían en el atractivo de un modelo de negocio basado en productos de elaboración sencilla y en acoger, de la mañana a la noche, a muchos tipos de clientes. El objetivo de la firma es abrir una o dos franquicias en el primer año. Quieren ir poco a poco y, sobre todo, “hacerlo bien”.

Cada día, cuatro o cinco personas piden información adicional sobre la franquicia, una cifra esperanzadora según les comentan los que entienden de este negocio. Es lo propio, explican, de un negocio de estas características que empieza a funcionar correctamente. Hay gente estudiando abrir en ciudades de toda España, entre las que cita a Madrid, Alicante, Elche y Almería. Pero lo más avanzado es Málaga, ya con papeles firmados y en plena búsqueda de local. Senese espera que en unos seis meses La Vaca Atada de la calle Nueva tenga una ‘hermana’ malagueña.

Más información sobre la franquicia, aquí (Enlaza con la página web de La Vaca Atada). 

Más información sobre este establecimiento, aquí.

Suscríbete al boletín de Cosas de Comé aquí para recibir en tu email noticias como esta.