Crema de roquefort, de salmón o paté de pato y jamón rellenan la masa, que pasa de postre a aperitivo para eventos

Los profiteroles que ha empezado a hacer el obrador de Antonia Butrón no son un postre o una merienda, sino un aperitivo para compartir en eventos. La empresa chiclanera sigue innovando y hace hincapié en las bandejas que tan buen resultado le están dando hasta ahora.

Los profiteroles están rellenos de patés o cremas saladas, en lugar del dulce habitual. Son de confección artesana, y dentro va una crema de roquefort o de salmón, o bien un paté de pato o de jamón. Se vende una bandeja surtida que contiene 24 profiteroles y cuesta 15,95 euros.

El formato de bandejas surtidas permite picotear en dulce y salado, un formato versátil que está gustando mucho para llevar a reuniones y celebraciones. Además de las de profiteroles, Antonia Butrón ofrece estas bandejas:

· Bandeja con 40 pastas surtidas bajas en azúcar: 9,95 euros.
· Bandeja con 40 minihojaldritos: 9,95 euros.
· Bandeja con 30 porciones de bizcocho: 9,95 euros.
· Bandeja con 20 minipastelitos 10,40€ y con 30 minipastelitos 14,40 euros.